Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Artículo  >  Artículo

La inquietud de la iglesia por los jóvenes y el “caos moral” en los medios de comunicación

Por   /  16 Abril, 2014  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email
A través del editorial del Periódico Camino del próximo domingo 20, la iglesia católica llama la atención del efecto que tienen sobre los jóvenes el contenido vulgar, desagradable y pornográfico a través de la radio y la televisión. La iglesia comparte con los lectores de Estampa Dominicana, estas inquietudes que titula:
Están secuestrando a los jóvenes 
Hay quienes envenenan al pueblo y luego dicen el pueblo está envenenado. Esta expresión la hizo famosa el noticiero radial Mundo Noticias, de Radio Libertad en Santiago. Corrían los años de la década del 70, y la traemos a colación para expresar la inquietud compartida por un gran segmento de la población dominicana, en cuanto a los medios de comunicación y los jóvenes.
Realmente lo que están promoviendo muchas estaciones de radio y canales de televisión es vulgar y desagradable. La pornografía chorrea por la pantalla y el contenido es un impulso constante hacia lo chabacano, morboso y la vida sin sentido, ni rumbo.
Nos están robando a nuestros jóvenes. Están matando sus ideales llevándolos al consumo desbordante de todo para alienar sus conciencias y convertirlos en seres humanos que vegetan hasta encontrarse con la muerte prematura.
Estamos en presencia de un fenómeno preocupante, porque los valores inculcados en el hogar por padres y madres responsables están siendo bombardeados por una promoción constante hacia la vida fácil y sin compromisos.
El consumo de drogas, el embarazo en adolescentes y otros caminos equivocados que transitan una parte de nues­tros muchachos/as es allanado por promotores del caos moral a los que solo les interesa hacer dinero sin importarles la forma.
Hacemos un llamado a los dueños de medios de comunicación para que no permitan que sus empresas sean centros de perversión a través de la imagen y la palabra. Que no hagan figuras relevantes a quienes viven un vacío existencial que lo transmiten a los demás por medio de groserías y acciones destructivas haciendo de los niños y jóvenes veletas que el viento mueve a su antojo hasta llevarlos a chocar con la desintegración total. Los están secuestrando para volverlos bagazos humanos.
La Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía también debe jugar su papel para adecentar los medios. La juventud dominicana no puede quedar huérfana a merced de mercaderes de la muerte. Resucitemos. El tiempo es propicio.
    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

La Cultura como comedia

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: