Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Trujillo el paternalismo y la exaltación de los jóvenes

Por   /  30 Mayo, 2014  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Sorprenrepublica-dominicana-banderade y preocupa la exaltación que cada día más hacen los jóvenes de la figura de Trujillo.  El año pasado un grupo de jóvenes de Constanza, carteles en manos se movilizaron protestando por  el estado de sus calles y en demanda de algunos servicios, con la consigna que decía “Trujillo ven a ver” afirmando que Trujillo fue quien construyó el municipio y todo lo que tiene.  En Facebook, no falta una página dedicada a la vida del jefe y se ha visto algunas personas colocar como foto de perfil la del jefe.

La mayoría de evocaciones parece surgir de un estado frustrado en cuanto a sus expectativas con relación a la política y el manejo de la cosa pública, con sobradas razones alegan que en la época había más seguridad ciudadana, la economía creció como nunca antes y la corrupción era cero.

Sin cuestionar sus motivos para las decepciones, parece en el libro de la historia sobre la Epoca de Trujillo, sólo leyeron la introducción, y no llegaron a conocer ni las causas ni las consecuencias.

Se podría decir que durante la dictadura de Trujillo, no había ladrones, porque él no tenía competencia, no existía la propiedad de hecho, porque todo lo que le apetecía lo tomaba, no importa si eran mujeres, propiedades, animales o cosas, aunque para tenerlos tuviera que cometer los crímenes más sangrientos, traicionando y humillando incluso a sus servidores y amigos más cercanos.

Contrario a lo que los jóvenes creen, el peso de su tiranía no era contra ladrones comunes porque no los había, era contra los dueños de propiedades o mujeres que le interesara, contra las personas con ideales políticos diferentes, contra la libertad de expresión, contra la dignidad de las familias dominicanas en general y contra la democracia.

Es indignante que aparezcan jóvenes defendiéndolo, cuando en su época fueron justamente ellos quienes  lo enfrentaron a sangre y muerte hasta hacerlo exhalar el último suspiro. Da la impresión, que el paternalismo que él creó y que fue seguido por su alumno más aventajado Joaquín Balaguer, sigue impregnado en la parte más sensible de la sociedad, esperando siempre a un salvador para que cambien su mundo.

El país tiene muchos problemas, y los políticos son los principales responsables de la situación, pero cada ciudadano está llamado a ser un agente de cambio, contribuyendo desde cada posición a mejorar y a luchar como lo hicieron en su momento: Juan Pablo Duarte, Las Hermanas Mirabal, Manolo Tavárez Justo, Gregorio Luperón, Santiago Rodríguez,  Ercilia Pepín, Juana Saltitopa, y otros tantos y muy especialmente el grupo de jóvenes que prácticamente se inmoló durante el ajusticiadores de Trujillo: Huascar Tejeda, Roberto Pastoriza, Amado García, Salvador Estrella S., Antonio Imbert, Antonio de la Maza, y Pedro Livio Cedeño, quienes la noche del 30 de mayo dieron muerte al hombre más perverso, que ha dirigido el país, devolviéndole a cada ciudadano la libertad que trae consigo la democracia.

Hasta hace poco tiempo, nadie reconocía a este sátrapa como un ser digno de ejemplo, más las manifestaciones que poco a poco van tomando fuerza, indica que peligrosamente se está olvidando la historia, y tal como dijo Cicerón “Pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”.

 

 

 

    Imprimir       Email

Sobre el autor

Periodista y Directora de Estampa Dominicana

Puede que te guste también...

Energia eólica y solar van camino de suponer el 50% de la energía del mundo en 2050

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: