Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Artículo  >  Artículo

Abandonados

Por   /  20 Junio, 2014  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

viejoCada día son más los envejecientes que deambulan por nuestras calles mendigando un pedazo de pan y ternura. Con sus largos años a cuesta viven la condena de una sociedad que los desecha en el ocaso de su existencia.

También es penoso y terrible ver el papel asumido por algunas familias que ven a sus progenitores, ya ancianos, como un estorbo y los maltratan sicológicamente. Tienen actitudes crueles con ellos. Según la Red por una Vejez Digna, en nuestro país de cada 100 envejecientes, 79 reciben maltrato sicológico.

Esta actitud inhumana frente a nuestros viejos pone de manifiesto los síntomas más espantosos del deterioro de los valores de un ser humano hacia otro y de un Estado indife­rente frente a los problemas medulares de sus ciudadanos de la tercera edad que están desprotegidos y se sienten huérfanos de una asistencia social de calidad que viola sus derechos humanos.

Qué lejos estamos de otras culturas en donde los ancianos son mimados y tratados con la dignidad que merecen. Han logrado una seguridad social avanzada que toma en cuenta los más mínimos detalles de los adultos mayores en esa etapa de la vida, viendo a nuestros ancianos como fuentes de consultas y manantiales de sabiduría.

Ya es hora de que el Gobierno implemente políticas sociales eficaces para atender a este importante segmento de la población dominicana. Estemos claros, mientras no se cumpla con este objetivo, los indicadores de progreso económico y bienestar social que se enarbolan con orgullo serán simples palabras huecas que se lleva el viento y que sólo sirven para inflar el ego de los que piensan que los números y estadísticas tienen vida por sí mismos aunque sean una vulgar mentira.

Llegó el momento de frenar tantos atropellos contra nuestros adultos mayores. Terminar con el menosprecio que va desde el maltrato psicológico, pasando por una vida llena de carencias hasta terminar en el abandono total que acelera su muerte en medio de tanta soledad y pobreza extrema.

(Editoral de Camino)

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Acroarte y el Soberano

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: