Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Artículo  >  Artículo

¡Cuidado!

Por   /  25 Septiembre, 2014  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

iNDIFERENCIAUn segmento de la población dominicana está perdiendo la sensibilidad. A ese grupo nada le inmuta.  Su actitud frente a los escándalos, descomposición social y el irrespeto a la vida es la indiferencia. Es como si a sus miembros les nacieran callos en el alma. Estamos en presencia de un peligro, porque esa forma de vivir se contagia en una sociedad arropada por el relativismo.

Esta visión de la cotidianidad explica la actitud sumisa ante los grandes desafíos que tenemos frente a la historia en cuanto al futuro de la nación.  Cada día nos encontramos con hechos que debieran llevarnos a la acción como pueblo para cambiar este panorama.

Dice el presidente del Consejo Nacional de Drogas, CND, señor Fidias Aristy, que en el país hay unos 200 mil estudiantes de escuelas públicas y colegios que consumen drogas. Esa noticia, con sus graves consecuencias, es olvidada al día siguiente por otra no menos preocupante, formando así una cadena de desesperanza que nos agobia y resta fuerzas para cambiar tantos signos de muerte que vemos a diario.

Hay que hacer un alto en el camino. Todavía estamos a tiempo, y en el caso de los jóvenes plantearnos seriamente, Estado, comunidad y familia, qué está fallando para que se dé este fenómeno desgarrador de tener una cantidad tan alta de muchachos/as vegetando y marchitando su futuro, volviéndose ancianos en plena juventud porque el consumo de estupefacientes ha carcomido su existencia. 

¿Qué ven nuestros jóvenes en los adultos? ¿Cuáles modelos de vida les presentamos?  Las principales figuras políticas, del arte y el deporte, ¿qué les están mostrando para ser hombres y mujeres de éxito? Cada día muestran que se pueden violar las leyes y nada pasa, que sólo se necesita tener in­fluencias para burlar el ordenamiento jurídico que nos permite vivir en una sociedad civilizada, que tienen licencia para pisotearlo todo, y que están exentos del castigo y la sanción frente a lo mal hecho.

Es triste admitirlo, pero nos están robando a nuestros jóvenes. ¿Es tiempo de lamentos y lágrimas? No. Es la hora de redoblar los esfuerzos  para sentar las bases de una sociedad dominicana mejor. Podemos.

Editorial del semanario Camino

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Racismo y libertad de expresión

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: