Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

De artistas manejadores y acroartistas

Por   /  20 Junio, 2015  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

miriamcruzA propósito de la presentación de La Diva Miriam Cruz en el GTC

Santiago.-Cada año, para la celebración de los Premios Soberano, se escuchan las quejas de algunos artistas que muchas veces entienden que el jurado no ha sido justo. Algo semejante ocurre con los miembros de Acroarte, a menudo, sobretodo en lo concerniente a los renglones, Espectáculo y Concierto del Año, se les oye decir que no pueden valorar equis concierto porque no lo han visto.

En consecuencia y por ética, no pueden evaluar lo que no conocen, lo cual es muy común sobretodo en los treinta y pico de miembros que tiene la filial de Acroarte Santiago. ?Pero quién tiene la responsabilidad en este asunto?

El jurado de Acroarte hace un trabajo voluntario, honorífico, extracurricular, por lo tanto no está obligado de, además de destinar tiempo a esta tarea que beneficia a terceros, dedicar recursos para ver a un artista que a lo mejor está harto de ver, para entonces otorgarle un voto.

Se entiende que, el artista tampoco es culpable, su tarea es prepararse bien para estar a la altura de las exigencias de un público cada vez más exigente, y no puede ni debe estar pendiente de detalles nimios, por eso en la mayoría de los casos, distribuyen funciones nombrando equipos para diferentes tareas.

En este sentido, si algún pecado tiene el artista o su maneger es la elección del contacto con la prensa o relacionista público. Todos los comunicadores son susceptibles de ser invitarlos, pero un profesional bien informado, sabrá que deberán tener prioridad la prensa especializada en espectáculo, pues no por casualidad están aupados en la única institución que premia el arte y la cultura en este país.

Como decía más arriba, ocurre mucho con la prensa de Santiago, porque la mayoría de conciertos se realizan en Santo Domingo y los organizadores han dejado de gestionar el traslado de los periodistas hacia esa urbe.

Ocurre con muchos artistas, es una queja permanente que al menos la mitad, (y creo que quedo corta) de los acroartistas no presencian los grandes espectáculos y conciertos que se hacen en el país.

Pero donde se rompió el record fue en la reciente presentación de La Diva Miriam Cruz. Semanas antes, bajo la convocatoria de la siempre eficaz Susana Veras, se reunió con un nutrido grupo de acroartistas, en un reconocido restaurante de la ciudad, lo cual aprovechó para hablar del concierto.

No obstante, se realizó previo al concierto otra rueda de prensa en el bar del Gran Teatro del Cibao, donde acudieron especialmente periodistas digitales y algunos dos presentadores de televisión. Sin embargo, en la presentación los acroartistas brillaron por su ausencia, y no hace falta decir el motivo.

A los miembros de Acroarte, estoy segura que en nada les afecta, después de una semana de faena no hay nada mejor que poder disfrutar del calor de la familia, hacer alguna actividad juntos o disfrutar un momento de descanso, pues lo que para otros es puro entretenimiento y diversión, para los comunicadores no es más que eso, un trabajo más, que sin embargo les da herramientas para hacer mejor su trabajo de ponderación a la hora de la evaluación. Por el contrario, no creo que se pueda decir lo mismo del artista, culpable directo o no de esta situación.

Estas líneas recogen una queja recurrente y general que sin embargo, pocos acroartistas se atreven a decir publicamente, por temor a que el rumor público, interprete que está llorando por una simple taquilla, pero a estas alturas habría que ser muy mezquino para llegar a esa conclusión, pues tan solo para formar parte de esta institución hay que haber tenido por lo menos, cinco años cubriendo espectáculo, y son muchos los que hacen anualmente, eso sin contar que la mayoría tiene décadas en este honorable oficio, por lo tanto, sólo el morbo y la mezquindad, pudieran atribuirle esta razón a unos profesionales que han tenido este privilegio hasta la saciedad.

Es necesario y justo que a los acroartistas se les dé herramientas para poder hacer bien su trabajo, pues por muy bueno que sea un espectáculo o concierto raya en la ética evaluar lo que no se conoce.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Cabo mata joven intentó entrar por la fuerza hospital Fuerzas Armadas

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: