Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

La crisis en Puerto Rico se agudiza para los que se queda

Por   /  3 Agosto, 2015  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Puerto_Rico_debt_ap.img_

San Juan, Puerto Rico.- La mayoría de las mesas están vacías en la cafetería de Walter Martin en el distrito colonial de San Juan. Él tiene el ceño fruncido, y sudor en la frente en la calurosa mañana caribeña.

Martin ha apagado el aire acondicionado para bajar su factura de electricidad. Como tiene menos clientes, ha reducido las horas de su personal y trata de compensar los ingresos perdidos subiendo algunos precios. Pero la arraigada crisis económica de Puerto Rico hace que la gente recorte sus gastos personales a lo imprescindible o se vaya al continente para buscar trabajo, lo que agrava los problemas para los que se quedan en la isla.

Tras casi una década de profunda crisis económica, Puerto Rico no está más cerca de salir, y de hecho se espera que caiga más. La tasa de desempleo supera el 12%. Unas 144.000 personas abandonaron el territorio estadounidense entre 2010 y 2013, y en torno a un tercio de los nacidos en Puerto Rico viven ahora en el continente. En medio del éxodo escuelas y negocios han cerrado. Se espera que para 2050, la población de 3,5 millones de personas caiga a 3 millones.

El gobierno ha intentado aumentar los ingresos subiendo el impuesto sobre la venta al 11,5%, más alto que en cualquier estado de EEUU, y cerrado oficinas gubernamentales. La adeudada firma puertorriqueña de electricidad ya cobra tarifas que de media suponen el doble que en el territorio continental de Estados Unidos, y está bajo presión de sus tenedores de bonos de que suba más los precios.

Un pago de deuda de 58 millones de dólares que vencía el sábado quedó impagado. Si la suspensión de pagos continúa, los analistas creen que el territorio afrontará numerosas demandas y un acceso cada vez más limitado a los mercados, lo que aleja aún más la recuperación.

Carmen Dávila, escaparatista y camionera retirada de 65 años, sacó hace poco su dinero del banco temiendo que el gobierno cerrase las sucursales y requisara el dinero.

Aunque Puerto Rico siempre ha tenido altibajos, señala, la situación actual es inaudita.

El éxodo de gente de la isla, sobre todo al centro de Florida y a Nueva York, es palpable. Casi todo el mundo conoce a alguien que se ha marchado o planea hacerlo pronto. El impacto de las salidas y el declive en el gasto de los que se quedan es evidente.

 

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Coturno Teatro presentará «En Carne Propia»

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: