Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Literatura  >  Artículo

Las palabras en la pared

Por   /  15 Septiembre, 2015  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Palabras en la paredSeñalaba con decidido entusiasmo hacia el cartel escrito en la pared, las incomprensibles letras negras y rojas, los trazos de adusta firmeza, y mis padres reían o se miraban, según fuera el ánimo en ese instante; qué muchacho tan despierto, comentaba a veces alguna visita.

Nos palmeábamos entusiastas, levantábamos las pergas de cerveza medio calentona ante la pared, que nos recibía donde la carretera de Cuabitas iba haciéndose calle, otra más de la ciudad en momentáneo descenso, y el brillo del mensaje parecía devolvernos el saludo desde su altura, con esa seguridad tan natural en quienes son conscientes de su poder.

Ella celebró mi comentario la primera vez, estoy seguro de que la segunda también, y puede que hasta la tercera. Luego se hastió de alzar la mirada para leer, y un día en que todo daba lo mismo dijo me voy, no soporto más. No solo abandonó la casa y la ciudad, también se fue del país; bien lejos, donde ni vivos ni muertos pudiéramos alcanzarla.

Dejé de averiguar qué opinaban sobre aquel mensaje la segunda vez que mis hijos fingieron no haberme escuchado.

Ayer pregunté y tres de los nietos sonrieron, aunque sin el entusiasmo de mis padres al principio. El otro, el que nunca llegó a levantar los ojos de lo que veía en su celular, murmuró en esa pared lo que hay son manchas, abuelo, va a tener que ir a un oculista. Debí reprender al mocoso como se merecía, contarle las tantas cosas del inicio; es más, abrí la boca para hacerlo, pero en ese momento dudé si en el cartel se usaba la palabra siempre osiembre.

No me he asomado a comprobar.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Jo Nesbø: 10 consejos del consagrado autor noruego para escritores

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: