Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Opinión  >  Artículo

Llegando a la recta final

Por   /  29 Abril, 2016  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Se acerca el 15 de mayo. Es el día donde los dominicanos y dominicanas irán a las urnas para escoger a sus representantes, quienes guiarán el rumbo del país durante el período 2016-2020. Deberá ser una fiesta de la democracia, aunque los instrumentos utilizados durante la campaña han estado un poco desafinados. Ha sido un proceso carente de propuestas que vayan acordes con las necesidades del pueblo. Se han vendido promesas que al pasar de los meses se las lleva el viento.          

En este proceso la ideología y principios duermen en el baúl de la historia. El cambio de chaquetas partidarias ha hecho de este tiempo una temporada de comedias en donde los intereses económicos ahogan los valores.

Frente a este panorama sombrío suenan en nuestra conciencia las palabras del papa Francisco, quien hablándole a delegados de Caritas italiana les decía: “Debemos buscar las causas de la pobreza para tratar de removerlas. Prevenir la marginación, y también incidir en los mecanismos que generan injusticias. Qué bueno fuera que nuestros candidatos pusieran en primer plano estos pensa­mientos del Obispo de Roma, y hacerlos realidad una vez lleguen al Palacio Nacional, alcaldías municipales y el Congreso. Esto permitiría dejar atrás prácticas clientelistas que tanto daño han causado a nuestro pueblo, impidiéndole crecer, porque con dádivas y prebendas no se avanza, se retrocede y sólo se consigue enjaular las ilusiones de hombres y mujeres convertidos en esclavos de la historia.

Esperamos que los días que restan para llegar al tercer domingo de mayo, día de las elecciones, permitan a los dirigentes de los diferentes partidos propiciar un ambiente de respeto y cordura. Que no se infunda miedo ni temor, que al final solo servirá para estimular a la población a un alto nivel de abstención.

Tenemos que acostumbrarnos a ver los procesos electorales como espacios de crecimiento democrático. La vida del país debe continuar su normalidad, y para lograrlo, la clase política debe dar ejemplo de integridad y mostrar con sus actos que el poder que el pueblo delega en sus manos es para servir, no para servirse.

Editorial del Semanario Camino

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

La educación sexual, un tema cubierto en silencio

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: