Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

La coherencia del discurso político en las estrellas de hollywood

Por   /  31 Enero, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Ser figura de primer orden en los ambientes cinematográficos puede tentar a la membresía de este colectivo artístico a pensar que se puede traspasar esa popularidad y que sus discursos pueden ir al complicado espacio del terreno político, espejismo en el que ha caído más de uno.

El discurso que dirigió la Meryl Streep contra el ahora presidente de los Estados Unidos Donald Trump en los Globos de oro 2017, pareció más un guiño a su amiga, la candidata derrotada Hillary Clinton, que una sincera posición de principios por parte de esta gran actriz.

No es que a Meryl le faltara razón para criticar a un personaje con impedimento físico ni que su apasionado llamado para defender a los periodistas y a la libertad de expresión carezca de base, pero ella no se ha distinguido por seguir una línea de defensa de causas sociales, aunque sí de apoyar en sus campañas de recaudación de fondos a Hillary.

A diferencia de ella, la actriz Viola Davis, quien la presentó -fue la que ganó el Globo de Oro como actriz secundaria-, su discurso sobre la discriminación racial en el Emmy 2015 dio pie a traer este tema una vez más a los focos mediáticos y a poner a Hollywood en evidencia. El activismo de Viola y de otros actores ha provocado cambios en la composición de los votantes de la academia.

La política no puede ser un asunto de oportunismos desvergonzados ni de libelos de ocasión, como algunas de estas figuras del “star system” se creen. La devoción y el empeño por las causas sociales se les reconocen a un montón de actores, productores y directores, que han persistido en esto por años.

Los militantes sociales y su historia

En la campaña por la presidencia de los EE. UU., llamaron la atención las declaraciones de Susan Sarandon: “No voto con mi vagina. El miedo a Donald Trump no es suficiente para que apoye a Clinton con su historial de corrupción”. Para recalcar que: “La razón por la cual estamos en esta situación de crisis social, política y ambiental, es porque todos han estado votando al menor de dos males por mucho tiempo”.

La Sarandon, partidaria de Senador Bernie Sanders, que perdió de manos de la senadora Clinton la nominación a la Casa Blanca por los manejos no muy éticos del establishment del Partido Demócrata, terminó apoyando a la candidata del Partido Verde Jill Stein. Su militancia social va desde las protestas contra la guerra de Vietnam hasta los derechos civiles, de los refugiados haitianos a la guerra de Irak.

El documentalista Michael Moore se convirtió en un oráculo al predecir la victoria de Trump en las elecciones norteamericanas, al plantear en un artículo las 5 condiciones por lo que esto iba a pasar, entre estas, que el 70% de los votantes pensaban que no era de fiar y representaba la vieja política, y que los partidarios de Sanders no harían campaña por ella, como en efecto sucedió.

¿Se puede acusar a Moore de simpatizante de Trump? ¿Alguien en su sano juicio pondría al director de Farenheit 9/11, Sicko y Bowling for Columbine, de apoyar las posiciones del actual inquilino de la Casa Blanca? Moore, un declarado partidario de Sanders que termino pidiendo el voto para Hillary, se ha opuesto a la guerra de Irak, al uso de las armas de fuego, a las grandes corporaciones, al deficiente sistema de seguridad social de EE. UU., entre otros temas.

Spike Lee es reconocido como uno de los más autorizados militantes contra las políticas de exclusión social de las minorías que se practica en el país norteño, y más específicamente en Hollywood. Lee ha fustigado, desde el sistema de premiación de la Academia hasta la poca o nula presencia de los negros en muchas de las producciones de gran presupuesto.

Los ultimos de los mohicanos

La actriz Rosario Dawson es una de las celebridades latinas que se preocupa por el cambio climático y además se dedica a alentar el voto entre los jóvenes en EE. UU., fundando la organización Voto Latino, que en esta última contienda electoral apoyo de manera militante a Bernie Sanders. Rosario incluso se enfrentó públicamente a la histórica sindicalista Dolores Huerta, acusándola de ser un instrumento del establishment por apoyar a Hillary.

Entre los apoyos más destacados a Donald Trump está el del actor y director Clint Eastwood, un republicano de toda la vida quien dijo de Trump: “Solo dice lo que piensa. Y a veces no es tan bueno, no siempre estoy de acuerdo”. Si juzgamos a Clint por esas posiciones, diríamos que es un derechista recalcitrante y sin embargo se opuso a la guerra de Corea, Afganistán e Irak y apoya el aborto o el matrimonio homosexual.

Los caminos de la gente de cine en la campaña presidencial del 2016 se dirigieron a todos los candidatos y fue Hillary la que se llevó la mayoría de los apoyos, logrando recaudar gruesas sumas en el rico entorno hollywoodense. Sanders y Trump lograron calar entre algunos miembros de la industria fílmica, pero no al nivel de la ex Senadora y Secretaria de Estado.

La liberalidad del ambiente en la meca del cine lo lleva a inclinarse por las candidaturas más afines con su pensamiento, que a los conservadores republicanos. Si bien existe un puñado de gente sensible que milita en los movimientos y las causas sociales, estos son una minoría en la fábrica de los sueños, funcionando a modo de conciencia en un entorno hedonista.

Existe una distinción muy marcada entre los verdaderos militantes políticos y sociales y aquellos que se suben a la ola política simulando una dudosa preocupación por sus semejantes. Meryl Streep es una gran actriz, lo cual no se discute, pero como vocera de los problemas de la gente o de las libertades civiles, está muy lejos de ser creíble.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

R.D. publicará documentos de caso Odebrecht y anuncia sometimientos

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: