Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Los Universos Paralelos de Reinbou

Por   /  17 Marzo, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

El arranque de este año en el cine dominicano ha sido a todo tren y parece que así transcurrirá en los meses venideros, visto el calendario de estrenos que tenemos por delante.  Y como dice la frase popular: “Hay de todo como en botica”, tenemos lo bueno, lo malo y lo regular, pero la producción no se detiene.

Lo más reciente en el panorama es la ópera prima del director David Maler, quien co-dirige con Andrés Curbelo la fábula fantástica Reinbou. Narra la historia de un niño en búsqueda del padre que nunca conoció con el trasfondo de la guerra de abril de 1965.  

Esta  película es también el primer parto de la productora Cacique Films que encabezan Nashla Bogaert, David Maler, Gilberto Morillo y está basada en una novela de Pedro Cabiya. El reparto se compone de Héctor Aníbal, Erick Vásquez, Nashla Bogaert, David Maler, Gerardo Mercedes, Katherine Castro, Juan Carlos Pichardo y varios actores más. 

Las fronteras entre el realismo mágico con la realidad pura y dura son difíciles de definir, pues para alcanzar esos territorios requiere abandonarse a las intuiciones, a los sentimientos y al abrazo de los espíritus que pululan por estos parajes, a veces olvidados por los dioses. Y es ahí donde se mueve Reinbou como propuesta.  

Un punto a destacar es el interés en adentrarse en los ambientes emocionales de esta contienda bélica ocurrida en República Dominicana en 1965, una nueva veta a trabajar porque no solo de testosterona guerrera se padeció, allí también ocurrieron amores y desamores tan humanos. Los valores de producción de este filme están en un nivel de bastante altura, lo cual se nota  en cada plano y escena.

AL FINAL DEL ARCOIRIS

Maler y Curbelo sobrevolaron la fantasía por momentos, llegando a tocarla ligeramente, y fue ahí cuando se dejaron llevar por la fuerza intuitiva que sale desde muy dentro. Luego ese polvo de hadas y gnomos desaparece sin dejar rastro, solo retazos de algo llamado realidad, la cual tiene que ser muy avasallante para destacarse por encima de lo “real maravilloso”, como lo llamaba Alejo Carpentier.  

¿Es lo mágico inconsistente? No, pero tiene sus propias reglas. A la espera de leer la novela de Cabiya, nos queda la duda de que tan literal es la adaptación, qué se quedó fuera y qué debió estar dentro o viceversa. Es de justicia aclarar que las decisiones directoriales pueden ser tomadas de buena fe y con la certeza de hacer lo correcto, pero nos toca analizar lo que se ve en pantalla y no las intenciones.

El asunto capital  es que nos quedan las dudas de varios huecos en el guion firmado por Maler y Curbelo, como por ejemplo: ¿Qué paso con el oficial y terrateniente gringo? ¿Cuál fue la reacción de la señora del terrateniente y del mismo, después de lo que hizo Inma (Nashla Bogaert), en la casa de ellos? ¿Por qué dejaron al Loco Abril (David Maler), con vida? Y que conste que estas no son todas las preguntas. 

La ubicación geográfica de la acción determina el comportamiento y los niveles de lenguaje de los personajes, en los cuales notamos la disonancia con el lugar de los hechos, pues los habitantes de un campo no se expresan -en su gran mayoría- con los niveles de corrección lingüística que oímos en los diálogos.

En donde si se logra un estado de conexión fantástica es en las escenas donde el niño Ángel Maceta (Erick Vásquez), abre el libro mágico. La acción que desencadena su lectura es de los elementos más logrados al captar y mantener nuestra atención, involucrándonos en las fantasías del pequeño.

FABRICANDO LA MAGIA

Por encima de todo el equipo actoral se destaca Erick Vásquez en su papel de Ángel Maceta, un niño soñador e inquieto que con mucha soltura defiende sus convicciones fantásticas, no importa las dificultades que tenga que vencer. Marc Neal interpreta de manera muy creíble el papel del oficial norteamericano Horton, convertido después en terrateniente.

Héctor Aníbal se desempeña muy por encima de sus últimos papeles, y Nashla Bogaert y David Maler están  bastante correctos, además  de Gerardo Mercedes, encarnando al chulo y traidor Molina de forma adecuada. Encontramos una Katherine Castro a la que se pudo sacar más provecho. Mucho mérito a Mario Núñez por la selección de este   elenco, una figura que se destaca por su buen trabajo en ese campo.

En los apartados técnicos la fotografía de Marc Miró no terminó de convencernos de sus bondades, aun cuando sabemos que la luz tropical de estos sitios es lo más parecido a un potro salvaje. El montaje de Nino Martínez Sosa, la arquitectura sonora de Alejandro Castillo,  el sonido directo  de Franklin Hernández, sobresalen junto al diseño de producción y vestuario de Rafi Mercado y el maquillaje de Ana María Andrickson. 

El manejo de lo fantástico y lo real se decanta a favor del primer apartado sin llegar a la redondez estética. Reinbou atraerá a un público en busca de degustar lo real maravilloso, aunque se quede a algunos escalones para convencernos del todo con su magia.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Emmanuel Macron, el “populista de centro” que podría convertirse en el más joven líder de Francia desde Napoleón

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: