Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Religión  >  Artículo

Como se hizo el nuevo testamento

Por   /  15 Junio, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Imagine que usted tiene un documento hace siglos y que solo quedan pedazos que para traducirlos es difícil porque tiene huecos.

Ahora imagine que otras personas tiene copias de ese mismo documentos igualmente deteriorado y cada copia es una version mas vieja o mas reciente. y cada version tiene sus diferencias.

Ahora imagine que usted hace la traducción de este documento llenando los huecos con otras versiones de textos. Pero un así hoy huecos que no han podido traducirse. se perdieron. ¿Como llenarlo?

imagine que contrata a un erudito que rellena esos huecos intentando darle coherencia al texto. ¡Listo ya usted tiene el nuevo testamento la palabra de Dios!

Actualmente creemos que hemos recibido una versión íntegra y exacta de la misma Biblia que escribieron los hombres de antaño. Pero hemos de hablar con la verdad y de forma objetiva para explicar el proceso sobre cómo se construyó la colección actual del texto bíblico llamada “Biblia”. 

  • Tenemos una gran cantidad de fragmentos (manuscritos) sueltos con frases y porciones aisladas de muchos pasajes. No hay ningún libro íntegro y completo de la época de los fragmentos. Por eso precisamente se llaman fragmentos.
  • Las grandes lagunas y huecos entre los fragmentos son llenadas con libros muy posteriores que aparecen en la temprana Edad Media y se llaman Códices.
  • La fusión entre fragmentos y códices nos crea la versión moderna del Nuevo Testamento. Tenemos que confiar en que los rellenos de los códices de la Edad Media contienen información no adulterada y que no son simplemente paráfrasis medievales o textos apócrifos  que se usan para relleno.

Sobre lo anterior, Robert W. Funk comentó que existen muchas variantes en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento, algunas son variantes menores sin trascendencia, pero también hay cambios significativos. Él asegura:

“Se ha estimado que hay más de 70.000 variantes significativas en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento. Tal montaña de variaciones ha sido reducida a un número manejable por las ediciones críticas modernas que ordenan, evalúan y eligen entre la miríada de posibilidades. Las ediciones críticas del Nuevo Testamento griego utilizadas por eruditos son, de hecho, creaciones de los críticos textuales y editoresNo son idénticas a ninguno de los manuscritos antiguos sobrevivientes. Son una composición de muchas versiones distintas”.

Lo anterior, raramente es comentado a las personas religiosas. No se explica que la composición final de las Biblias modernas son un ejercicio de los editores que usan fragmentos sueltos que encajan con los códices, y finalmente son editados y refinados mediante las decisiones editoriales de las casas bíblicas de turno.

Esto sería similar a un gran rompecabezas con un porcentaje de piezas faltantes. Las piezas que existen son los fragmentos, pero los rellenos obedecen a los códices o libros medievales que aspiran a completar el texto bíblico. Pero el juego de la edición final es puramente humano. No tiene nada de inspirado.

Pongamos un ejemplo, el del Papiro P52 Raylands, considerado el manuscrito más antiguo de las Escrituras Griegas (fotografía) fechado entre el año 125 y 160. De este pequeñito fragmento hagamos  un ejercicio:

Texto griego, transliteración al alfabeto latino y traducción al español. Se han marcado ennegrita y con remarcado las letras que se pueden leer en el papiro P52.

Evangelio de Juan 18: 31-33 (anverso)

ΟΙ ΙΟΥΔΑΙΟΙ ΗΜΙΝ ΟΥΚ ΕΞΕΣΤΙΝ ΑΠΟΚΤΕΙΝΑΙ
OYΔΕΝΑ ΙΝΑ Ο ΛΟΓΟΣ ΤΟΥ ΙΗΣΟΥ ΠΛΗΡΩΘΗ ΟΝ ΕΙ-
ΠΕΝ ΣΕΜΑΙΝΩΝ ΠΟΙΩ ΘΑΝΑΤΩ ΗΜΕΛΛΕΝ ΑΠΟ-
ΘΝΕΣΚΕΙΝ ΕΙΣΗΛΘΕΝ ΟΥΝ ΠΑΛΙΝ ΕΙΣ ΤΟ ΠΡΑΙΤΩ-
ΡΙΟΝ Ο ΠΙΛΑΤΟΣ ΚΑΙ ΕΦΩΝΗΣΕΝ ΤΟΝ ΙΗΣΟΥΝ
ΚΑΙ ΕΙΠΕΝ ΑΥΤΩ ΣΥ ΕΙ ΒΑΣΙΛΕΥΣ ΤΩΝ ΙΟΥ-
ΔΑΙΩN

Texto griego.

OI IOUDAIOI ĒMIN OUK EXESTIN APOKTEINAI
OUDENA INA HO LOGOS TOU IĒSOU PLĒRŌTHĒ ON EI-
PEN SĒMAINŌN POIŌ THANATŌ ĒMELLEN APO-
THNĒSKEIN EISĒLTHEN OUN PALIN EIS TO PRAITŌ-
RION HO PILATOS KAI EFŌNĒSEN TON IĒSOUN
KAI EIPEN AUTŌ SY EI O BASILEUS TŌN IOY-
DAN

Transliteración.

“Los judíos replicaron: «Nosotros no podemos dar muerte a nadie». Así se cumpliría lo quehabía dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir. Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el Rey de los judíos?» – Traducción al español.

No olvidemos que solamente las letras en negrita y remarcadas son las que se observan en el fragmento. Las palabras aparecen incompletas, entrecortadas y las frases no son enteras. Para lograr la lectura aproximada de ésos versículos (que se observa en la transliteración posterior) se tiene que recurrir a la inserción de las frases de un Códice posterior y  una Biblia moderna para llenar las lagunas faltantes. Esto nos da una idea del valor sumamente relativo y especulativo de la transliteración final. Sabemos que una letra o palabra puede cambiar todo el sentido y es sumamente arriesgada la técnica que finalmente es aceptada por las organizaciones religiosas y editores que llegan a un acuerdo.

E imaginemos que esto ocurre solo con algunos versículos que se han encontrado, y una gran cantidad del texto de todo el libro está en estado desconocido.

Lo anterior no tiene como objeto socavar la Fe en la Biblia como un libro de valor espiritual. Precisamente su fuerza radica en eso y no en la ciega pretensión para forzar una especie de Libro Fetiche de para abusar de la autoridad.

Gandhi, Tolstoi y muchos otros personajes históricos que hicieron aportes positivos a la Humanidad se sintieron inspirados por la fuerza espiritual de los dichos de Jesús. En eso radica el poder de la Biblia, pero no en una pretensión de integridad textual o en la utilización de la misma como “vara de medir”, una especie de “credencial” sobre los hombres. Aquello sería confundir el mapa con el camino mismo. Un mapa puede tener imperfecciones y la experiencia de recorrer el camino puede ser diferente. Sería de ciegos seguir adelante en un trecho mencionado en el mapa, cuando en la realidad, este ya no existe.

Muchos consideran que en su totalidad la Biblia pareciera ser un libro inalterado palabra por palabra y solo se basan en la tradición social, el boca a boca, y el sentimiento de apego religioso creado por siglos para afirmar aquello. Esto ha causado que se utilicen otras partes de la Biblia para los despropósitos más grandes aludiendo a que es la Palabra de Dios.

Necesitamos madurez para comprender la diferencia entre estos asuntos. Las porciones y frases de la literatura “sagrada” deben ser evaluadas por el fruto espiritual que producen, y no simplemente por declaraciones de Paternidad Literaria o Tradición Religiosa Social.

Por Aleph (A.J)  articulo extraído de Estudios de las escrituras

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Las traumáticas experiencias de los que abandonan los Testigos de Jehová y son rechazados por sus familias

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: