Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Desahogo de un miembro pasivo de Acroarte

Por   /  15 Junio, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Hay situaciones que se producen en organizaciones sociales, gremios profesionales y otras entidades, que estamos conscientes pueden ocurrir, porque, en efecto, ocurren; pero se nos torna difícil asimilarlas, procesarlas y aceptarlas como circunstancias recurrentes a lo interno de instituciones.

Por ejemplo: soy miembro fundador (a orgullo) de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte). Llegué, inclusive, a ser candidato a la presidencia de la entidad en un proceso electoral en el que resultó ganancioso el colega y amigo Joseph Cáceres.

Por razones profesionales, de alguna manera, aunque no hemos presentado ni presentaremos renuncia, nos fuimos distanciando de Acroarte, y hace más de 15 años (más de 15 años) que no participamos de sus actividades. No activamos como miembro… No acudimos a sus reuniones, no intervenimos en sus asambleas para elegir ganadores de los premios Casandra (hoy Soberano), no vamos a los encuentros familiares ni de Navidad que se celebran; no asistmimos a las conferencias y cursos que ofrece a su membresia; no pagamos cuotas… Desde hace mas de 15 años no nos involucramos en procesos electorales internos…!

Así las cosas, asumo, con lógica y razonamiento, que mis derechos como miembro activo de la institución han quedado disueltos, y que si quisiera recuperarlos, en honestidad y justicia, tendría que reintegrarme al diario vivir, a la cotidianidad de Acroarte, a su dinámica regular como colectivo, a su razon de ser como entidad, por un buen tiempo.

No sería ético de mi parte, ir, por ejemplo, a un proceso eleccionario (arropado de toda mi carga de mi incercia de membresía) a exigir, no solo que me permitan votar, sino a imponer lo que yo considero es lo que debe hacerse en ese proceso. Irrespetaría a la institucion, irrespetaría a mis colegas, irrespetaría al proceso de elecciones y me irrespetaría a mi mismo como ente profesional y social si lo hiciera.

No sé qué motiva a mi amigo Euri Cabral, que tiene tanto tiempo como yo que no activa en Acroarte y solo aparece en elecciones, a ir a reclamar con tanto fervor, sintiéndose revestido de tanto o más derecho que Cristina Liriano y Emelyn Baldera, las candidatas que compiten por la presidencia en esta oportunidad, no solo que le permitan votar, sino a exigir que se haga lo que él entiende que debe hacerse. No sé qué motiva a mi amigo Marino Ramírez (quien igual tiene añales de incercia como miembro) a hacer lo mismo que Euri; ni lo que motiva a Rubén Camilo (que dicen que la última vez que se le vio por Acroarte fue en 1994) a estar en esa misma tendencia.

Los tres, con su actitud, a lo que han contribuido en este proceso es a trastornar el normal desenvolmiento institucional de Acroarte…. A pesar de ello, nada se detiene… “Todo fluye”…

Por José Francisco Arias

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Cabo mata joven intentó entrar por la fuerza hospital Fuerzas Armadas

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: