Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Inconciencia de unos, tragedia de otros

Por   /  24 Junio, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Caminar por cualquier puente del país es un reto y una prueba de fuego para todo aquel que se considere sensible y empático ante la necesidad humana, ante la condición que viven decenas de los que han hecho de estos espacios su hábitat natural.

En la ciudad de Santo Domingo hay un total de 9 puentes, edificaciones éstas construidas para salvaguardar la vida de los habitantes, evitar accidentes y facilitar la comunicación entre dos puntos.

Puente peatonal 27 de febrero y Máximo Gómez

Sin embargo, a su uso original se ha adherido uno nuevo; decenas de familias duermen allí, son los mismos que no tienen un techo donde vivir, esos que se encuentran en la larga lista de los dominicanos que viven en condición de pobreza extrema.

Según un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), para el año 2015, República Dominicana se encontraba situada entre los países con mayor pobreza de la región con un 40,7 %.

El mismo informe reveló además que RD ocupa el tercer lugar de los países con mayor indigencia, un 20,2%.

Cifras estas alarmantes… ¿Y será posible que en un país de tan sólo 10 millones de habitantes donde entre funcionarios se reparten 92 millones de pesos, la pobreza vaya en aumento día tras día?

Recientemente, fueron apresados 14 funcionarios públicos, entre ellos Ministros y Senadores, a quienes se les acusa de haber aceptado sobornos de la Constructora ODEBRETCH. Son los mismos que se hacen llamar “Servidores Públicos”, los que han malinterpretado el término y se han servido los recursos del Estado. Son los que contribuyen a que la balanza decline cuando se hable de índice de pobreza, y que se eleve cuando sobre ella se pesa la corrupción.

Por algo el Economista y Líder Social Muhammad Yunus dijo una vez que: “La Pobreza no la crea la gente pobre. Ésta es producto del sistema que hemos creado, por ende hay que cambiar los modelos y conceptos rígidos de nuestra sociedad”.

El caso

Juan es el niño de 12 años que junto a su hermanito de ocho duerme en un colchón en el puente de la avenida Juan Pablo Duarte. Al caminar por ahí y ver los colchones sobre el pavimento, los rostros desvalidos de quienes no han tenido otra opción que lanzarse a las calles, las preguntas sobran y las respuestas faltan.

¿Y será posible que mientras unos se sirven con descaro de los recursos que le pertenecen a la ciudadanía, otros como Juan no tengan una mejor opción que dormir en un puente?

Es imposible no hacer una alegoría al ver esta escena y es que esa construcción donde duerme hoy Juan bien podría ser una de las tantas que construyó ODEBRETCH gracias a los 92 millones de pesos con los que compró la conciencia de aquellos ciudadanos cuya labor está supuestamente destinada a velar por los intereses del colectivo.

Hoy por hoy, el saldo de la inconciencia de unos, es la tragedia de otros. Es lo que conduce a decenas de familias a sumergirse en la pobreza, es la causa de que cada año mueran miles por desnutrición, es lo que lleva a agonizar a niños y ancianos en las salas de emergencia de los hospitales públicos donde la carencia y precariedad es inminente. El saldo es que niños como Juan tengan que vivir el drama de sus vidas desde cualquier puente del país. El precio es tan alto que supera los 92 millones de pesos.

Cifras

República Dominicana se encuentra entre los países con mayor pobreza de la región con un 40,7 %.

Ocupa el tercer lugar de los países con mayor indigencia, un 20,2%.

Lusbania Santos Alonzo

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

El órgano de los jueces de España publica una guía de buenas prácticas para tratar con las víctimas del machismo

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: