Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Acoso sexual en Hollywood

Por   /  23 Noviembre, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Harley Weinstein y Meril Streep

Una noticia recorre el mundo y no es un fantasma. Se llama acoso sexual, práctica ejercida desde una posición de poder que niega a la víctima su derecho a aceptar o rechazar la proposición. En realidad, no es una sola, cada día y a cada instante, una estrella o un magnate de Hollywood es denunciado por abusar de actores y actrices.

Si bien todo comenzó con el magnate Harvey Weinstein y siguió con Kevin Spacey, las acusaciones han llegado hasta directores como James Toback o figuras de la estatura de Dustin Hoffman. Una cascada de casos a los que no se les ve fin y que enfrentan a la industria del cine norteamericano a una crisis muy seria, siendo cuestionados los valores sobre los que está edificada y sus funciones como productora de esos valores.

Esta crisis ha desbordado el área cinematográfica y toca a figuras políticas como el ex presidente de USA George Bush padre, señalado por una periodista de haberla tocado impropiamente, y en Inglaterra, el Ministro de Defensa Michael Fallon ha dimitido por trascender que toqueteó las rodillas de otra periodista. El caso implica además a 37 altos cargos del Partido Conservador que han cometido faltas parecidas.

Kevin Spacey                                                                                                               ¿Estamos delante de un fenómeno mediático o de un cambio de parámetros en la ética de la sociedad actual? Lo cierto es que todavía es muy temprano para saber la respuesta a esta situación. El establishment siempre buscará la forma de capear estas crisis sin ceder demasiado.

La industria del cine siempre ha sido reacia a sancionar o excluir de sus filas a figuras que le generan millones de dólares en ganancias. En vez de eso, prefiere sacrificar algunos peones o tomar medidas cosméticas como hicieron con las acusaciones de racismo.

LO SABIAN O NO LO SABIAN?

Personajes de la importancia de Quentin Tarantino han admitido que sabían de estas conductas de Weinstein y no hicieron nada para denunciarlas o detenerlas. Era un secreto a voces frente al cual todo el mundo prefería voltear la cara y hacerse de que no habían visto ni oído nada, típica complicidad escondida tras el espíritu de cuerpo.

Las denuncias de acoso han seguido su curso en los medios y en las redes sociales, pero no hemos visto que se encaminen investigaciones o diligencias judiciales, salvo en el caso de Weinstein. Si esto no llega a las instancias legales, temo que no pasará de un revuelo y desaparecerá en el tiempo sin mayores consecuencias.

Dustin Hoffman

Maureen O´Hara se atrevió en 1945 a plantarle cara al acoso y denunciarlo sin que su carrera sufriera mayores consecuencias. La victima de Kevin Spacey ha esperado 30 años para denunciar el caso, y la actriz Joanna Margulies un cierto tiempo para dar su testimonio del acoso sufrido, autoría del actor Steven Seagal. Están muy documentados por el biógrafo Donald Spoto en su libro Alfred Hitchcock: La Cara Oculta del Genio, los casos de maltrato hacia las mujeres de este director, en especial las torturas sicológicas infligidas a la actriz Tippi Hendren.

Al parecer, no todas las denuncias de acoso son ciertas. Algunas son fruto de la necesidad de algunas personas de trascender, aunque sea por medio de escándalos montándose en la ola mediática, pero esto no le quita gravedad a la situación. El problema es que farandulear con algo tan serio, termina por quitarle credibilidad, lo que opera en beneficio de los que si son culpables.

Cuando Harvey Weinstein alega ser parte de una cultura en la que se justifica el acoso no está diciendo más que la verdad. La historia señala que los jefes de estudio y demás ejecutivos de la industria eran los dueños de los actores y actrices, considerándolos propiedades humanas para su uso. Esa cultura no ha desaparecido, el alejamiento del jefe creativo de Disney y cofundador de Pixar John Lasseter por tocamientos impropios a mujeres, muestran que estas prácticas siguen vivas y en pleno funcionamiento.

John Lasseter

¿EL FIN DEL ACOSO?

Los sistemas tienen formas sutiles para simular cambios en su forma de actuar. “Todo cambia para que todo siga igual”, se dice en El Gatopardo de Giusepe Tomasi de Lampedusa. No se ha visto aun la voluntad de cambiar las reglas de juego y de tomar medidas que pongan fin al acoso sufrido por hombres y mujeres en la industria del cine.

Es importante que las victimas denuncien a los acosadores porque en la medida en que sigan surgiendo acusaciones reales se intensificará la presión sobre los ejecutivos de la industria del cine y funcionarios del Estado, obligándolos a proteger a los perjudicados. Tomando el ejemplo de Maureen O´Hara, se deben denunciar los casos cuando sucedan y así parar en seco esas conductas abusivas.

Los casos de acoso sexual que están estremeciendo a Hollywood y arruinando carreras de gente como Kevin Spacey, o señalando con el dedo a estrellas como Dustin Hoffman, entre otros casos, son sintomáticos de una cultura corporativa muy extendida en la industria cinematográfica norteamericana, Harvey Weinstein y John Lasseter así lo demuestran. El tiempo demostrará si llegarán al fondo o se les darán largas para enfriar el escándalo.

Humberto Almonte
Productor y Analista de Cine.-

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Globos de Oro 2018: los nominados

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: