Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Trump y su muro fronterizo se destrozan al chocar con la realidad

Por   /  28 Diciembre, 2017  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Y qué rayos pasó con el muro de Trump? Está en pedazos, en el desierto.

Fuente: Toluse Olorunnipa/Bloomberg   

Versión en español de Iván Pérez Carrión

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Casi un año después de la iniciada la presidencia de Donald Trump, el muro fronterizo que promovió apasionadamente durante su campaña electoral equivale a ocho prototipos, de no más de 30 pies de largo cada uno, asentados en un desierto a las afueras de San Diego.

El Congreso no se ha apropiado de fondos para avanzar en el proyecto más allá de la fase de prueba. No hay un diseño final. Y a pesar del grito de campaña de Trump de que México pagaría por la barrera, ese país no ha aportado ni un peso.

El muro, una emotiva pieza central de la candidatura populista de Trump, está resurgiendo a medida que Washington pasa de la legislación tributaria a una lucha por el gasto del Gobierno para el resto del año fiscal. Un paquete de gastos que el Congreso planea debatir en enero pondrá a prueba si alguna vez se podrá cumplir su promesa.

A pesar de ser un componente central de la campaña presidencial ganadora de Trump, el muro fronterizo ha topado con la oposición de demócratas y republicanos.

Las tensiones sobre la inmigración están volviendo al centro de la escena mientras los demócratas buscan aprovechar la medida de gastos de enero para restablecer las protecciones legales contra la deportación de cientos de miles de personas traídas ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños. Trump ha dicho que le gustaría a cambio un acuerdo para financiar el muro, y volvió a presionar por el muro incluso cuando celebró la revisión de los impuestos de los republicanos.

“Pedimos al Congreso que financie el muro fronterizo, al que nos estamos acercando mucho”, dijo Trump el 20 de diciembre durante una reunión del gabinete en la Casa Blanca. “Tenemos algunos prototipos maravillosos que se han presentado. Y pudiera ir allí, muy pronto, para verlos en su forma final”.

Un pilar de la campaña

A pesar de ser un componente central de la campaña presidencial ganadora de Trump, el muro fronterizo ha topado con la oposición de demócratas y republicanos. Mientras la Casa Blanca busca recapitular sus logros -funcionarios de la administración reunieron a reporteros el jueves pasado para promocionar el primer año de Trump- el progreso significativo en un muro fronterizo no es uno de ellos.

“No me sorprende, que un año después de su presidencia, digamos ‘Dios, ¿por qué no se ha construido ese muro?’”, dijo Barbara Perry, historiadora presidencial en el Miller Center de la Universidad de Virginia. “Bueno, esa fue una de esas cosas tan escandalosas que nunca iba a ocurrir”.

La Casa Blanca no respondió a las solicitudes de comentarios.

De vez en cuando, Trump ha expresado su decepción con el ritmo del avance en el muro, pero, no obstante, ha proyectado su confianza de que, finalmente, se construirá.

“Vamos a lograr hacer el muro”, dijo Trump el 8 de diciembre en la Casa Blanca. “Si no conseguimos el muro, entonces tendré a muchas personas muy tristes, empezando por mí”.

Orden ejecutiva

En abril y septiembre, el Congreso aprobó proyectos de ley de financiamiento a corto plazo que no incluyeron ningún financiamiento para el muro propuesto.

Recientemente, Trump ha señalado a los prototipos como una señal de avance.

Los prototipos, que se completaron en octubre cerca de San Diego, se financiaron con dinero reasignado del presupuesto existente del Departamento de Seguridad Nacional. Trump firmó una orden ejecutiva en enero, pidiendo al departamento que “planifique, diseñe y construya de inmediato un muro físico a lo largo de la frontera sur”.

Las estructuras tienen aproximadamente 30 pies de alto y al menos seis pies de profundidad, y actualmente se está probando su durabilidad y se las evalúa en otras cualidades como la estética, dijo Carlos Díaz, vocero de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Cuatro de los prototipos estaban hechos de concreto reforzado y cuatro estaban hechos de materiales que no eran de concreto, dijo.

No hay programa de construcción

Después de la fase de evaluación, que comenzó a fines de noviembre y tiene una duración prevista de al menos 30 días, el departamento decidirá sobre un diseño final, dijo Díaz.

“Estamos hablando de ingenieros, científicos y agentes de patrullas fronterizas que brindan su opinión sobre qué funciona mejor”, dijo. “De acuerdo con eso, habrá una recomendación”.

Pero al Congreso no se le ha asignado ningún financiamiento para continuar el proyecto el año próximo, y no existe un cronograma para cuándo se podría construir el muro fronterizo.

“Todo lo que hagamos en 2018 requerirá una apropiación”, dijo el comisionado adjunto interino de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos, Ronald Vitiello, a la prensa en octubre después de que se completaran los prototipos. CBP solicitó US$1,6 mil millones en fondos de 2018 para el muro fronterizo. La Cámara aprobó un presupuesto con los fondos, pero la medida no ha sido aprobada por el Senado.

Varios senadores, incluido el republicano de Arizona Jeff Flake, se han opuesto a gastar dinero de los contribuyentes para construir un muro a lo largo de la frontera.

No menos de US$12,000,000,000

Hasta el secretario de DHS de Trump ha admitido que el muro no es necesario para toda la extensión de la frontera.

“No hay necesidad de un muro desde el mar hasta el mar brillante”, dijo el secretario del DHS Kirstjen Nielsen el mes pasado en su audiencia de confirmación.

Además de la financiación, un muro podría tropezar con obstáculos, incluidos los derechos de propiedad privada, las preocupaciones ambientales y los factores geográficos que podrían dificultar la construcción a lo largo de varias secciones de la frontera.

Las estimaciones de los costos de construcción van desde US$12 mil millones a US$21,6 mil millones, y el gobierno mexicano se ha negado firmemente a contribuir al costo.

“Nuestro país no pagará, en ninguna circunstancia”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de México en un comunicado de agosto. “Esta declaración no es parte de una estrategia de negociación mexicana, sino más bien un principio de soberanía nacional y dignidad”.

Y si bien Trump dijo reiteradamente durante la campaña electoral que México pagaría por el muro, ha abandonado en gran medida esa línea de aplausos desde que asumió el cargo.

Sin embargo, en medio de las celebraciones republicanas por la legislación fiscal aprobada, algunos de sus partidarios no han olvidado las promesas de Trump en cuanto al muro.

Por ejemplo:

“ACTUALIZACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA PARED FRONTERIZA: Millas completadas ayer: Cero. Millas completadas desde la toma de posesión: Cero”, publicó la comentarista conservadora Ann Coulter en Twitter el 18 de diciembre. “’PRÓXIMA ACTUALIZACIÓN MAÑANA”.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Director de la Policía dice que chofer Kairon no tiene signo de haber sido secuestrado en Haití

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: