Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Ciencia  >  Artículo

La verdadera historia de los Illuminati

Por   /  21 Febrero, 2018  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Cuando Adam Weishaupt fundó en 1776 la Asociación de los Perfectibilistas seguramente no imaginaba que estaba echando leña a la febril imaginación de todos aquellos que, a la desesperada, buscaban una explicación para un mundo que se acababa dando paso a otro y sólo la encontraban en el viejo recurso del enemigo en la sombra, de la conspiración en suma. Porque esa organización, a cuyos miembros se empezó a llamar illuminati, se sumó a toda una corriente intelectual que integraban ilustrados, masones, rosacruces y demás y no tardaría en ser acusada junto a ellas de la caída del Antiguo Régimen.

Weishaupt era un joven profesor de Derecho Canónico en la universidad de Ingolstadt, Baviera; el único laico de un claustro controlado por ex-jesuitas (la compañía fue disuelta en 1773), cuyo acoso contra todo lo que fuera sospechoso de herejía (léase protestantismo), le terminó por despertar, a un ilustrado como él, un sentimiento anticlerical. Como era frecuente entonces, buscó una válvula de escape en el asociacionismo pero, dado que no simpatizaba con la salida que hubiera sido natural, lamasonería, decidió crear su propio grupo.

Adam Weishaupt, fundador de los Illuminati/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Lo llamó Bund der Perfektibilisten (Unión de Perfectibilidad) y adoptó como símbolo el búho de Minerva, la Atenea griega, diosa de la sabiduría. Pronto se le sumaron varios estudiantes, deseosos de acceder a lecturas censuradas o prohibidas, y se juntaron una docena de miembros, que pasaron a ser casi una treintena a finales de año. No se habían planteado aspirar a más pues habían concebido aquello como un círculo íntimo, a pesar de que todos usaban pseudónimo -a menudo tomado de la historia o la literatura clásica-, para establecer una relación de igualdad; Weishaupt se hacía llamar Espartaco.

Símbolo original de los Iluminados de Baviera impreso en un panfleto de 1788/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Con esa modestia funcionaron dos años hasta que en 1778, al ir incorporándose gente nueva, se replanteó la asociación como una orden secreta (probable y paradójicamente inspirándose en la Compañía de Jesús, dada su cercanía). El fundador propuso rebautizarla como Orden de la Abeja, metaforizando su labor de recopilación de la sabiduría con la de los insectos con el néctar floral, pero se prefirió Bund der Illuminaten(Unión de Iluminados), que finalmente quedó en Illuminatenorden, es decir, Orden de los Iluminados.

El nombre era una clara referencia a la Ilustración, tan de moda en aquel momento, pues su objetivo estaba en sintonía con ese movimiento: la educación como instrumento para alcanzar la libertad, la formación intelectual y moral del ciudadano para hacer innecesarias tanto la tutela espiritual de la Iglesia como la opresión totalitaria en el ámbito político. Más o menos las ideas de libertad, igualdad y fraternidad que en breve esgrimiría la Revolución Francesa.

Portada de La Enciclopedia de Diderot y D’Alembert, la obra más representativa del espíritu de la Ilustración/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Lo cierto es que de su estallido se culpó, entre otros, a los ya llamados illuminati debido a la tesis desarrollada por su creador, según la cual el régimen absolutista no era sino una etapa más de la historia en su devenir hacia un mundo mejor, un mundo que recuperase la infancia de la Humanidad, perdida por el camino, y en el que no había deseo de poder ni de propiedad. Sin embargo, Weishaupt rechazaba el recurso revolucionario y abogaba por una reconducción, factible si se conseguía acceder a los resortes políticos.

Su obra es, aparte de utópica, algo contradictoria, pues unas veces se presenta impregnada de quietismo (un movimiento místico, de nuevo irónicamente católico, que predicaba el sacerdote español Miguel de Molinos proponiendo la pasividad espiritual y la vida contemplativa como vía para conectar mejor con Dios y que fue declarado herético por la Inquisición), mientras que en otras exhorta a tomar la iniciativa en los cambios.

Goethe en la campiña romana (Johann Heinrich Wilhelm Tischbein)/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Desde la reorganización de 1780, la orden funcionó más en serio. Primero, porque se incorporaron algunos personajes ilustres, de entre los que cabe destacar al escritor alemán Goethe, el célebre autor de Fausto, que también era masón y se hacía llamar Abaris (un mago escita); al filósofo y teólogo Herder (el creador del concepto Volksgeist, el espíritu nacional popular típico del Romanticismo alemán), que escogió el apodo de Damasus; y a Mirabeau, político francés, padre de la Revolución, que tuvo por mote Leónidas (el rey espartano).

Otros destacados serían Knigge, literato germano masón, defensor de los derechos humanos (De cómo tratar con las personas) y que eligió ser conocido como Filón de Alejandría (un filósofo judío de la época helenística); el Conde de Saint-Germain, uno de los inspiradores de Weishaupt; o el famoso Cagliostro. Un tercio procedía de la nobleza y un pequeño pero no desdeñable porcentaje, estaba compuesto por clérigos, cosa curiosa teniendo en cuenta que el reglamento proscribía los libros religiosos.

Gerhard von Herder retratado por Kügelgen/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

El segundo factor fue que creció en todos los aspectos. A partir de ese año, la orden se extendió a setenta ciudades y llegó a tener casi dos millares de miembros. Eso sí, fue un fenómeno fundamentalmente local porque los centros más importantes eran bávaros y turingios (Weimar y Gotha, sobre todo), y fuera de territorio teutón únicamente consiguió algo de implantación en Suiza y Francia. La mayoría de los illuminati tenían buena formación académica, siendo la mayoría funcionarios de la administración aunque no faltaban artesanos y comerciantes.

El Conde de Mirabeau/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Una tercera razón para el asentamiento de la orden fue que al haber más integrantes se hizo necesario establecer una estructura de mayor complejidad y fue Knigge el encargado de diseñarla, dado que el principal impulsor de la orden en sus primeros momentos, Anton von Massenhausen, la había abandonado sumido en una vida desordenada. Knigge imitó la de la masonería -recordemos que también era masón-, a base de grados con adquisición progresiva ascendente de mayores conocimientos, aún cuando esa otra organización era vista sobre todo como caladero de reclutamiento.

De hecho, los propios jesuitas seguían un sistema parecido, fuertemente jerarquizado y con obediencia ciega de sus números, por lo que debió ejercer alguna influencia también. El caso es que a los recién reclutados se les mantenía en la ignorancia en lo referente al modus operandi y se les exigía una disciplina estricta. Esa rigidez, por cierto, alejó a numerosos intelectuales, que no quisieron entrar o se fueron al sentirse incómodos.

Logotipo de la Compañía de Jesús en la Iglesia del Gesú, Roma/foto: dominio público en Wikimedia Commons

Los Illuminati se escalonaron en tres clases: una previa, para los nuevos (por eso se llamaba La Guardería), graduada en preparatoriosnoviciosminervales e iluminados menores; otra baja (Masónica), a su vez estructurada en peones, oficiales, maestros iluminados (mayor y regente), y otra alta (Los Misterios) con los grados de sacerdote, príncipe, mago y rey. Weishaupt y Knigge estaban en la cúspide, dirigiendo lo que llamaban el Aerópago. Asimismo se establecieron ritos y ceremoniales iniciáticos pero se desconoce cómo eran porque el escaso recorrido cronológico de la orden impidió ponerlos por escrito. Además, el secretismo era mayor que en la masonería, pese a que un tercio de los iluminados también militaban en ella.

Adolph von Knigge/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Eso fue arma de doble filo. Como suele pasar, tarde o temprano tenían que llegar las disputas internas y un masón como Knigge, que se enemistó con Weishaupt porque consideraba contraproducente la hostilidad anti-religiosa, amenazó con desvelar los secretos a los otros porque se había admitido a varios aristócratas sospechosos de defender el absolutismo. En febrero de 1784 se celebró un congreso en Weimar para atender esa queja pero el resultado fue la elección de un nuevo Areópago dirigido por el Conde de Stolberg-Roßlay (pero, presumiblemente, con Weishaupt en la sombra), así que Knigge dejó la orden.

El conflicto resultó demasiado estentóreo y empeoró la imagen que sobre los Illuminatihabían extendido los rosacruces (una orden secreta ligada a la masonería pero de espíritu protestante y proclerical), tras desatar una campaña de difamación contra ellos con denuncias de ateísmo, anticristianismo y traición, seguramente irritados por el intento de los primeros de reclutar nuevos miembros entre sus filas.

Carlos Teodoro de Baviera, el gobernante que prohibió la orden/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

El caso es que autoridades de Baviera, enteradas de la existencia de la orden, prohibieron todo tipo de asociaciones que no contasen con su aprobación a mediados de junio de 1784, cuando los iluminados ya sumaban más de seiscientos cincuenta efectivos. Illuminati y francmasones fueron proscritos temporalmente, cayendo sobre ellos todo tipo de acusaciones: desde ser enemigos de la religión a conspirar contra el gobierno, pasando por asesinato de funcionarios para ocupar su lugar.

El apoyo del papa Pío VI a esas medidas, declarando a masones e iluminados incompatibles con la fe católica, dio pie a una dura represión. Registros, despidos, arrestos, destierros… Lo etéreo de los cargos quedó patente en que ningún detenido acabó en la cárcel. Pero al año siguiente la ilegalización se hizo definitiva y en 1787 se añadió la amenaza de aplicar la pena de muerte a todo aquel que intentase revivir ese tipo de organizaciones. Para entonces, dado el clima hostil que se había desatado contra los iluminados, Weishaupt se había exiliado en Ratisbona.

Retrato de Pío VI por Pompeo Batoni/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Aunque siguió habiendo sociedades secretas, y la masonería fue un ejemplo de supervivencia, los Illuminati quedaron disueltos definitivamente, máxime cuando luego se les identificó, con más voluntarismo que realidad, con los jacobinos revolucionarios (la confusión suele venir de la existencia de un grupo revolucionario autodenominado Les Illuminés). El mito había eclosionado.

Desde entonces todas las noticias sobre el renacimiento de la orden que brotan de vez en cuando no superan el carácter de leyenda o engaño fantasioso, salvo cuando algún grupúsculo minoritario adopta el nombre para aprovechar el tirón; cualquiera puede organizar una asociación más o menos estrambótica y llamarla así. Carnaza para las teorías conspiranoicas vinculadas a la extrema derecha y el sector más integrista del catolicismo… o para la ficción literaria/cinematográfica.

Fuentes: Masones, caballeros e illuminati (Eduardo R. Callaey)/Sectas, logias y sociedades secretas (Salvador Retamar Sala)/Las sociedades secretas (Serge Hutin)/Masonería e Ilustración. Del siglo de las luces a la actualidad/Amos del mundo. Una historia de las conspiraciones (Juan Carlos Castillón)/Wikipedia

 
    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

¿Qué hacer en caso de que ocurra un terremoto?

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: