Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Cine  >  Artículo

La guía definitiva para convertirte en guionista

Por   /  18 Julio, 2018  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

El mundo cinematográfico es muy vocacional y entre sus profesionales se encuentran auténticos apasionados del cine y la TV. Dedicarte profesionalmente a la industria audiovisual es una carrera de obstáculos muy dura. ¿Por dónde empezar? ¿Qué necesitas para dar el primer paso hacia convertirte en guionista?

Formación: cursos y talleres

Como seguramente sabes, no existe formación reglada-homologada en materia de escritura audiovisual. Desde hace poco tiempo sí existen en España y otros países estudios generales de cine, como el Grado de Cinematografía, que aglutina formación en todas las áreas relacionadas con el cine, lo que incluye un apartado dedicado al guión.

Para escribir guión, hace falta formación específica. Puede que se te dé muy bien escribir o incluso tengas conocimientos de escritura creativa, pero escribir ficción audiovisual es algo muy específico, para lo que necesitas tener una sólida formación. Formato, estructura, técnicas narrativas, diálogos…

Los cursos presenciales son la mejor opción, pero en los últimos tiempos también han proliferado de tipo online. Infórmate sobre cursos y escuelas de prestigio, que cuenten con profesores experimentados. No solamente que sepan escribir guiones, sino también que sean buenos docentes capaces de transmitir sus conocimientos.

Pero, por encima de la teoría, busca cursos en los que impere la práctica. Durante tu formación es imprescindible que combines ambas facetas y que pongas en práctica lo que vayas aprendiendo. Escribe breves escenas, diálogos, describe ambientes…

¿Y qué cursos concretos estudiar? Los hay bastante generales. En torno a 100 horas de curso puede ser un buen inicio. Después, puedes ir ampliando tus conocimientos con otros más específicos: talleres sobre guión para series, módulos especializados en diálogos…

Bibliografía: manuales y guías

A la hora de escribir guión, la bibliografía que existe al respecto puede resultarte muy útil. Es posible que puedas lanzarte a escribir tus primeros textos sin conocer de primera mano a los grandes autores de la materia, pero son un complemento muy bueno para afianzar conocimientos, conocer trucos y claves y tenerlos como referente.

Libros y publicaciones hay cientos, de los que seguro encuentras muchas y variadas opiniones. Yo te ofrezco los tres que más útiles me han resultado a mí.

  • El guión, de Robert McKee. Para muchos, es la Biblia del guionista. Es un manual completísimo, que parte de cero y explica prácticamente todos los elementos necesarios para escribir ficción audiovisual. Quizá es un poco denso, con muchos tecnicismos y formalismos, pero comprende la esencia de este tipo de escritura.
  • ¡Salva al gato! de Blake Snyder. En este caso, es todo lo contrario: un libro ameno, muy dinámico y cargado de ejemplos. Es mucho más ágil de leer y también resulta muy completo.
  • El viaje del escritor, de Cristopher Vogler. Es la quintaesencia de la escritura creativa, no solamente para el género cinematográfico. De aquí parte la conocida teoría de “Los 12 pasos del héroe”, que seguro conoces. Un básico.

guia guionista

Previo al guión

Antes de lanzarte a escribir tu historia en forma de guión, es recomendable estructurar tus ideas. Darle orden, coherencia y estilo previamente te ahorrará mucho trabajo de reescritura posterior. Aquí te planteo algunas técnicas previas.

Empieza de menos a más y hazte esquemas con todos los conceptos: la idea, el logline, una breve y una larga sinopsis.

Hazte un timeline (en una pizarra grande, en papel, en formato digital…) y sitúa cronológicamente, dentro de los 90-100 minutos de tu historia, dónde van sucediendo las secuencias más importantes.

El tratamiento de guión también es una herramienta previa muy práctica. Es, básicamente, un guión secuenciado con descripciones más generales y con los diálogos en estilo indirecto. Te ayudará a ordenar las escenas e ir desarrollando la historia. El tratamiento suele tener unas 25-30 páginas.

Escribe tu guión: formato y programas

A diferencia de otro tipo de escritura, a la hora de escribir un guión tienes que seguir unas pautas y un formato concreto. Con algunas salvedades y variaciones mínimas, todos los guiones tienen el mismo formato y están escritos de la misma manera.

Dada esa homogeneidad en el formato, existe software específico para escribir guiones. El más conocido y empleado es el Final Draft. Es el programa informático más completo que existe, con muchas posibilidades y herramientas de ayuda a la escritura. Y todo, por supuesto, con el formato y el estándar profesional exigido.

Al ser el programa más utilizado por los guionistas, es una herramienta muy cómoda si co-escribes tu historia con más autores. ¿Su principal inconveniente? El precio. La licencia de uso de Final Draft ronda los 250 dólares. Si estás dando tus primeros pasos como guionista, es una inversión considerable.

En los últimos años ha comenzado a abrirse camino Celtx, otro programa específico para escritura de guión. No es tan completo como Final Draft y su uso es menos intuitivo, pero representa una ventaja sustancial allí donde su principal competidor falla: es completamente gratis, bajo licencia de uso de Mozilla.

Por otro lado, existe la posibilidad de escribir tu guión a partir de una plantilla de Word formateada. Es un documento .doc configurado de tal manera que te ofrece los seis comandos necesarios para escribir los seis tipos distintos de apartados que tiene un guión: encabezado, descripción, personaje, acotación, diálogo y transición.

Es una opción muy práctica para empezar: sencillo, rápido y efectivo. Los guionistas más puristas acaban abandonando este método, pero lo cierto es que grandes guiones se han escrito con esta herramienta. Por ejemplo, el guionista David Pulido nos contaba en esta entrevista que él y Raúl Arévalo escribieron el guión de Tarde para la Ira (2015) con plantilla de Word.

Puedes descargar aquí una plantilla, de la mano de abc guionistas.

Al final, de qué manera escribir el guión y qué herramienta utilizar es una opción personal. Lo importante es que cumpla con el estándar profesional y, sobre todo, que sirva para plasmar todo el talento que llevas dentro.

Guión terminado, guión analizado

Acabas de terminar tu primer guión. El texto de tu película o episodio piloto de serie está listo para que alguien lo lea. ¿Qué debes hacer ahora? ¿Quién te interesa que lo lea? ¿Cómo puedes hacer que se convierta en realidad?

Una opción muy interesante es que lo pongas en manos de un profesional de la escritura, para que lo revise, corrija, aconseje y dé sus impresiones.

El análisis de guión es un servicio ofertado que incluso los profesionales más experimentados usan. Tener el criterio de alguien que sabe, su punto de vista y sus consejos pueden aportar mucho a tu historia, incluso aunque creas que no necesita ningún cambio. Ése, de hecho, es uno de los grandes males del guionista: creer que su obra es inmejorable.

Un análisis profesional de guión te ofrece una radiografía muy completa sobre los aspectos relevantes del mismo: estructura, personajes, ritmo narrativo, diálogos… En Filmarket Hub tienes un servicio de análisis de guión completísimo, a un precio muy competitivo y de la mano de profesionales expertos, que te mostrarán los puntos fuertes y débiles de tu texto.

Concursos y ayudas públicas

Antes de lanzarte al ruedo, antes de intentar entrar en la vorágine del sector cinematográfico, puedes intentar dar visibilidad a tu guión a través de concursos y ayudas públicas.

Existen muchos concursos y premios dirigidos a guionistas. Para la mayoría de ellos, basta con tener tu guión terminado y puedes presentarte a título individual. Al margen del premio, son un aval muy bueno para tu historia. Si tu guión es premiado o seleccionado, significa que ha gustado, lo que te sirve como punto de partida.

Hay una variedad importante de concursos, que suelen estar organizados por asociaciones o incluso por empresas y entidades privadas. Buceando en la red seguro que encuentras algunos que puedan interesarte.

Del mismo modo, puedes intentar optar por las ayudas públicas. Algunas administraciones (ayuntamientos, gobiernos regionales…) ofrecen subvenciones a la escritura de guiones. Es verdad que son muchas menos de las que nos gustaría, pero también son un impulso muy bueno si estás comenzando a escribir historias.

Prepara material de apoyo: dossier y vídeopitch

Ya sueñas con que tu película sea una realidad, pero aún queda bastante camino. Un último paso antes de que comiences a enseñarlo es preparar algo de material que sirva de apoyo a tu guión.

Es muy probable que no haya mucha gente dispuesta a leer guiones de 100 páginas, pero tiempo para ver un pequeño vídeo o echar un vistazo a un breve dossier, es otra cosa.

Prepara un pequeño dossier, de 3 ó 4 páginas, con los aspectos más relevantes de tu historia. La sinopsis y los puntos fuertes, una breve descripción del protagonista, apoyo gráfico (un cartel, concept-art, bocetos…) o cualquier elemento que creas que puede resumir y dar valor a tu historia. Aquí, no hay normas. Solamente que seas tan creativo, claro y directo como puedas.

Por otro lado, puedes grabar un pequeño vídeopitch, en el que tú mismo cuentes, en primera persona, por qué tu guión es tan interesante. Ésta es una herramienta fantástica y AQUÍ te damos más detalles sobre cómo llevarla a la práctica.

¿Cómo funciona la industria? Mueve tu guión

En el momento en el que tu guión definitivamente esté listo para enseñárselo al mundo, tendrás que empezar a moverlo. Y lo que necesitas ahora es una productora.

Las empresas productoras son las encargadas de llevar a la realidad un guión. Cuando se hacen con una historia que les interesa, ponen en marcha toda su maquinaria para convertir en película/serie un proyecto. Es decir, consiguen todos los medios humanos y materiales que hacen falta.

Las productoras buscan guiones. Algunos guionistas trabajan por encargo o incluso son asalariados de estas empresas, pero en muchos casos simplemente salen a la caza de una historia que les seduzca y encaje con sus planes.

Sin embargo, las productoras no tienen un buzón enorme al que puedas acudir y dejar tu libreto de 100 páginas. Por falta de tiempo y de recursos, las productoras solamente leen las historias que de verdad quieren leer. Así que NUNCA mandes un guión a una productora que no te lo haya pedido.

Vale, pero entonces, si nadie te conoce y estás empezando a escribir, ¿cómo van a pedirte nada? ¡Nadie sabe que existes! Es cierto, ésa es una barrera de entrada importante.

Mi consejo es que te pongas en contacto con la productora de una manera breve, clara y concisa, pidiéndoles permiso para hacerles llegar tu trabajo. Que en un email de unas pocas líneas les expliques qué historia tienes entre manos. Aquí te dejo un ejemplo de un email de cómo ponerte en contacto con ellos.

Hola. Mi nombre es Pepito Pérez y soy guionista. Acabo de terminar la segunda versión de mi guión “El trabajo más duro del mundo”, la historia de un guionista que intenta abrirse camino en la industria del cine. Es una película dramática con tintes de comedia, ambientada en Marte en el año 2087. Les escribo para saber si podría hacerles llegar el guión o cualquier otra información que pudiera interesarles, como un dossier o acceso a mi vídeopitch. Muchas gracias por su tiempo. 

En caso de que te respondan afirmativamente, hazles llegar tu guión (por email o por correo postal, como ellos te indiquen). Y a partir de ahí, sé paciente. Esta es la parte más dura del proceso. Más incluso que escribir esa historia que tanto has tardado en crear, porque aquí ya no solamente depende de tu talento.

Hazte a la idea de que recibirás muchas negativas, de que habrá quien ni siquiera te responda y vivirás de primera mano el rechazo. Ésa es la realidad del guionista que está empezando y es verdad que muchísimo talento se queda encerrado en la mente o el ordenador de gente creativa que no encuentra la manera de conectarlo con quien puede llevarlo a cabo. Pero vale la pena, porque a veces, algunas pocas veces, las cosas salen bien…

Mercados en el mundo

¿Te imaginas que existiese un lugar donde los guionistas enseñasen sus trabajos y las productoras, canales y distribuidoras acudiesen para verlos y comprarlos? Existe varios lugares como Filmarket Hub.

Si todavía no lo conoces, FMH es un mercado online único, que conecta a guionistas con productoras, canales, agentes de ventas, distribuidoras y plataformas OTT. Aquí, como guionista, puedes inscribir tu historia en el mercado durante el tiempo que quieras. Podrás resumirla y prepararla de una forma directa y atractiva. Y las productoras que estén interesadas acudirán a ellas y, si se ajusta a lo que buscan, te pedirán el guión completo para leerlo.

A continuacion dejamos un listado de las mas importantes:

Haz contactos y asóciate

En el cine, como en casi todas las industrias, no hay nada como tener buenos contactos. Los grandes autores no necesitan moverse, porque ya acuden a ellos, les buscan y encargan trabajos. Pero esos son sólo unos pocos privilegiados.

Intenta hacer tu propia red de contactos. Métete de lleno en la industria y participa de todos los actos y medios que puedas. Acude a festivales y ponencias, participa en debates, estate atento a novedades del sector… Tal vez un día entregues tu tarjeta de presentación a la persona adecuada.

Además, es buena idea formar parte de una asociación de guionistas. Si estás empezando no tendrás una obra que defender ni unos derechos que reivindicar, pero podrán ayudarte y abrirte las puertas de la industria. Infórmate, porque cerca de donde vives seguro que existe un sindicato o asociación de autores, con enormes profesionales que podrán echarte una mano en tus inicios: aconsejarte, mantenerte al día de convocatorias, actos y eventos…

¡Tengo una oferta por mi guión!

Un día te piden tu guión. Después de leerlo, te llaman y te dicen que les gusta la historia y quieren conocerte. Pasáis una tarde hablando de cine, de series y de tu película. Te escuchan atentamente y les destripas cómo ha nacido tu historia, qué quieres transmitir y lo que significa para ti. Os despedís y quedáis en que ya te volverán a llamar…

¡… y te llaman! Quieren producir tu película y reunirse contigo para llegar a un acuerdo. ¿Podías imaginarlo? Parece que vas a convertirte en guionista.

¿Qué hacer ahora? ¿Cómo vendes tu guión? Si llegas a vivir este increíble momento, necesitarás más que nunca el consejo profesional y la ayuda legal que una asociación puede ofrecerte. Por supuesto, puedes introducirte en el mundo del cine y la televisión por tu cuenta, pero ten por seguro que el apoyo jurídico y la experiencia serán dos bazas que, con la ayuda adecuada, jugarán muy a tu favor.

Cuando vendas tu guión, tendrás que negociar y acordar un montón de condiciones: derechos cedidos, cantidades económicas, reescrituras (ahora entramos en esto) y muchas otras cuestiones que ni imaginas. Insistimos: ponte en manos de alguien que te ayude y sepa. Porque tan importante como convertirte en guionista es hacerlo de una manera digna y poniendo en valor tu talentoso trabajo.

El guión es “suyo”, a ti te toca reescribir

Cuando lleguéis a un acuerdo, la productora pasará a ser la propietaria de los derechos de realización de tu guión. Por supuesto, la autoría será y siempre será tuya, pero de ellos dependerá de qué manera convertir tu texto en serie o película.

Ésta es, seguramente, la parte menos romántica del proceso. Algo que no imaginas cuando te lanzas a escribir, pero que es una realidad de la que no escapan ni los autores más prestigiosos. Y es que, tu película, cuando se estrene, no será exactamente como tú la concebiste inicialmente.

Tus productores imaginan la película de una manera. Además, le ofrecerán dirigirla a alguien que, después de leer el guión, la imaginará de otra manera. Y por último, el presupuesto y los medios técnicos y materiales harán que la película sea de otra. Donde tú escribiste que el héroe se enfrenta a 500 enemigos, el presupuesto solamente permitirá contratar a 25 extras. La huida de un edificio a otro que tan espectacular quedaba en tu texto, será una simple carrera por un parque. Y la acción que transcurría en el majestuoso mercado de Bombay tendrá que trasladarse a una carnicería de barrio de tu ciudad.

Durante todo el proceso de preproducción, a ti te quedará la tarea de ir ajustando el texto a esos cambios que se vayan produciendo, a las peticiones, sugerencias y demandas de productores y director.

Tu buen hacer, el entendimiento con ellos y la buena voluntad de todas las partes harán que tu película, al final, mantenga la mayor esencia posible de lo que escribiste originalmente. Y ésta es, en esencia, la gran reivindicación de todos los guionistas del mundo. “Es nuestra idea, nuestro trabajo, y queremos que conserve su espíritu”.

Un largo camino que vale mucho la pena recorrer

Como ves, el proceso para convertirte en guionista es largo y difícil. ¡Y esto es sólo el principio! Pero, como habrás escuchado muchas veces, el trabajo, el esfuerzo y la perseverancia serán un buen punto de partida. De ti dependerá añadirlo a tu enorme talento y tus buenas ideas para que al final tu nombre figure en los títulos de crédito en cines y televisiones de todo el mundo.

¡Adelante!

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Jackie Chan desvela la clase de hombre que era en el pasado: maltratador, adicto, infiel, frecuentaba prostitutas…

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: