Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Lo que pasa cuando un desconocido decide arruinarte la vida por Internet

Por   /  30 Julio, 2018  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Monika Glennon ha vivido en Huntsville, Alabama, durante los últimos 12 años. Tiene un fuerte acento polaco, pero por lo demás encaja con el estereotipo de los All-American. Es rubia. Su esposo es un veterano de la Marina. Sus dos hijos, un niño y una niña, se unieron al ejército al llegar a adultos. Y ella vende casas: es una agente de bienes raíces en Re/Max que ayuda a otros a realizar su propio sueño americano.

Pero en septiembre de 2015, de repente se vio inmersa en una pesadilla americana. Un día a las 6 a.m. recibió una llamada de un colega de Re/Max que le decía que alguien había publicado algo terrible sobre ella en la página de Facebook de Re/Max. Glennon pensó en un principio que un cliente le había dejado una mala crítica, pero resultó ser mucho peor que eso.

Era un enlace a una historia sobre Glennon en She’s A Homewrecker, un sitio web que existe con el único propósito de avergonzar a la supuesta “otra mujer”. La autora del artículo de Homewrecker afirmaba que su esposo y ella habían usado a Glennon como agente de bienes raíces y que todo iba bien hasta que una noche descubrió a Glennon teniendo relaciones sexuales con su esposo en el suelo de una casa que había quedado en mostrarle a la pareja. La mujer anónima entró en detalles gráficos sobre el acto sexual y afirmó que había tomado fotos que utilizó para sacárselo todo a su marido en el divorcio. La única foto que publicó fue la foto profesional de Glennon tomada de su biografía en el sitio de Re/Max.

Glennon apareció en una historia de un sitio web dedicado a avergonzar a supuestos infieles
Screenshot: She’s A Homewrecker (Documentos judiciales)

Glennon estaba horrorizada. La historia era completamente inventada y no tenía idea de por qué alguien escribiría eso. Una persona que se hacía llamar Ryan Baxter la había publicado en la página de Facebook de Re/Max; Baxter había revisado también la lista de amigos de Facebook de Glennon y se la había enviado a su esposo, a sus familiares y a muchos de sus contactos profesionales.

“Perdón por ser quien le cuente esto”, escribió Baxter al esposo de Glennon, Scott, en un mensaje de Facebook.

Glennon entró en la sección de comentarios sobre la historia de Homewrecker y escribió que era totalmente inventada. Una mujer llamada Amy respondió con escepticismo: “Hmmm, ¿por qué alguien inventaría una historia tan extravagante?”.

La historia se volvió a publicar en otros sitios, incluido uno llamado BadBizReport.is, donde se vio más de 95.000 veces. Rápidamente se convirtió en el primer resultado de búsqueda para el nombre de Glennon en Google. En un año, Glennon empezó a experimentar las repercusiones: su número de listados se redujo a la mitad. Estima que perdió $200.000 en negocios desde 2015.

Pero estaba desconcertada con respecto al autor de la publicación. Pensó que podría ser un agente de bienes raíces rival, o un conocido que estaba enfadado con ella.

“Miraba a cada persona de mi vida y a cada desconocido preguntándome quién me había hecho eso y por qué”, me dijo Glennon por teléfono. “Te hace repensar cada relación de tu vida”.

Un día, después de gastarse $100.000 en abogados, Glennon pudo desenmascarar al culpable. Resultó ser un completo desconocido que se había sentido ofendido por un comentario que Glennon había puesto en una noticia en Facebook.


En 2014, una adolescente de Alabama visitó Auschwitz y tuiteó un selfie con una sonrisa en el antiguo campo de concentración. Se volvió viral, y personas de todo el mundo debatieron la elección de la joven de hacerse el selfie. WHNT News, una estación de televisión con sede en Huntsville, Alabama, publicó una historia sobre el incidente en su página de Facebook solicitando a sus lectores que “compartieran lo que pensaban”.

La publicación que lo empezó todo
Screenshot: Facebook

Entonces se produjo una acalorada discusión. Monika Glennon fue una de las defensoras de la adolescente. Dijo que los niños cometían errores, que al menos estaba visitando el lugar y que la condena de una masa enfurecida de Internet “muestra la misma mentalidad crítica y sin sentido que condujo a este horrible momento en la historia, para empezar”.

Una mujer llamada Mollie Rosenblum no estuvo de acuerdo. Respondió a varios de los que apoyaban el selfie, incluyendo a Glennon, diciendo que Auschwitz era un lugar sombrío para la reflexión y no un lugar apropiado para tomar selfies. Rosenblum se identificó como descendiente de judíos y sugirió que los demás no tenían una comprensión completa del Holocausto. Glennon respondió a Rosenblum diciéndole que Auschwitz no es “su” lugar, que “pertenece a todos” y que “antes era una zona de asesinatos”, incluido, originalmente, el del pueblo polaco.

Si alguna vez has discutido con alguien en Internet, probablemente no te sorprenda saber que ninguna quedó convencida con los argumentos de la otra. Glennon se olvidó del intercambio y siguió con su vida. Rosenblum no.

Rosenblum siguió pensando en la discusión durante una semana. Era un punto bajo en su vida; madre soltera con dos hijos, estaba, según publicó más tarde en Facebook, “muy cerca de convertirse en una completa adicta a la metanfetamina”, y tomaría muy malas decisiones (incluido, en 2016, un secuestro). Pasó unas horas investigando a Glennon en Internet y pronto supo lo suficiente como para fingir haberla conocido en la vida real. Era la versión online de la furia en la carretera: en lugar de apuntar con un arma a otro conductor, Rosenblum decidió lanzar una bomba sobre la reputación de Glennon. Rosenblum presentó su historia inventada a She’s A Homewrecker y luego, según dijo a un medio de comunicación local, se olvidó de ella.

Hay una constelación de sitios en Internet que existen únicamente como lugares para que la gente exorcice a sus demonios o, lo que es más importante, sus rencores. She’s A Homewrecker es una de ellas. Ofrece la oportunidad de publicitar las fechorías de una persona para que estén disponibles no solo en un círculo interno con acceso a chismes relevantes, sino a cualquier persona que busque el nombre de esa persona en Google. Los términos de servicio especifican que las publicaciones deben ser verídicas, pero si no lo son, no es un problema para el sitio. Está protegido por la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones que protege a los sitios web de ser demandados por las cosas que dicen sus usuarios.

Rosenblum escribió y envió la historia en agosto de 2014, pero no fue publicada hasta septiembre de 2015, mucho después de que Rosenblum se olvidara de ella. Esto se debe a que los envíos de She’s a Homewrecker se revisan antes de publicarse. Cuando se le preguntó por el motivo de la demora, el abogado del sitio, David Gingras, especuló que la historia de Rosenblum pudo estar en borradores durante un año. El desencadenante de la publicación probablemente fue la venta del sitio. She’s a Homewreckerfue iniciada en 2013 por Arielle Alexander y vendida en agosto de 2015 a Relic Agency, dirigida por Nik Richie, quien también fundó The Dirty, otra importante estrella en la constelación de webs de resentimiento. La historia sobre Glennon apareció un mes después de que el sitio cambiara de dueño.

La historia pudo languidecer en la oscuridad de la web si no fuera por una persona que se hacía llamar Ryan Baxter en Facebook. Baxter fue quien publicó la historia en la página de Facebook de Re/Max, quien la envió por correo electrónico a los jefes de Glennon y a muchos de sus contactos de Facebook. Baxter, al parecer un lector habitual de She’s A Homewrecker, tenía la costumbre de agravar el daño a las personas avergonzadas por la web. Glennon encontró numerosos casos en los que Baxter había publicado historias de She’s a Homewrecker en los muros de Facebook de los empleadores y amigos de terceros. Un extraño pasatiempo de los tiempos que corren.


Glennon escribió repetidas veces a todos los sitios que habían publicado la historia diciéndoles que era falsa, pero ninguno la retiró. Su única opción era ir a los tribunales, por lo que presentó una demanda en 2016 contra John Does, alegando difamación y violación de derechos de autor, ya que la publicación había usado su fotografía profesional, de la que era propietaria.

A través de la demanda, Glennon pudo citar a She’s A Homewrecker y Facebook para conseguir las direcciones IP, así como a los proveedores de servicios de Internet para conocer las identidades de las personas detrás de esas direcciones IP. Un par de meses después de que archivara la demanda, apareció otra publicación en otro sitio, Report My Ex, escrita por un hombre que afirmaba ser el marido que había engañado a su esposa con Glennon, y que detallaba con lujuria un acto sexual que nunca sucedió.

“Eso me asustó mucho porque temí que los hombres me contrataran como agente de bienes raíces esperando que tuviera relaciones sexuales con ellos”, me dijo Glennon por teléfono. “Así que hice que mi esposo comenzara a venir conmigo a las citas en casas vacías. E instalamos un sistema de vigilancia en nuestra propia casa porque estaba muy asustada”.

A través de las citaciones, Glennon descubrió que Ryan Baxter era una desconocida de Oxnard, California, llamado Hannah Lupian. Poco después de que Lupian recibiera una denuncia legal, el perfil de Ryan Baxter desapareció de Facebook. Glennon nunca ha tenido noticias de Lupian, y yo no pude contactar con ella.

Rosenblum fue otro tema. Tras darse cuenta de que su identidad sería revelada por su proveedor de Internet, Mollie Rosenblum dobló su apuesta. Primero envió un correo electrónico a los abogados de Glennon pidiendo disculpas, pero diciendo que si Glennon continuaba persiguiéndola legalmente ella “se protegería contando públicamente su primer encuentro”. Seis meses después, en septiembre de 2017, Rosenblum ejecutó su amenaza yendo a la sección de comentarios de BadBizReport en Facebook y disculpándose por mentir acerca de que Glennon fuera una adúltera, pero diciendo que lo había hecho por el “antisemitismo velado” de Glennon.

“Si bien la señora Glennon no es una mujer adúltera, que yo sepa, es culpable EN MI OPINIÓN de acosar en Facebook a la persona equivocada”, concluyó Rosenblum en Facebook.

Glennon estaba horrorizada. No quería que se escribieran cosas terribles sobre ella en Internet.

“No soy una simpatizante nazi. Crecí en una familia pobre en la Polonia comunista”, dijo Glennon. “Vi los comentarios y contacté con [Rosenblum] a través de Facebook Messenger y le dije: ‘Esto ha alcanzado un nivel terrible de daño contra mí. Vamos a quedar. Por favor, pídeme lo que quieras pedirme’”.

Acordaron reunirse en un restaurante en Athens, Alabama, la ciudad donde vive Rosenblum, que está a una hora de donde vive Glennon. La reunión duró cuatro horas.

“Ella pensaba que yo era una perra rica y mezquina. Ese es el problema de las redes sociales. Haces suposiciones sobre la gente”, dijo Glennon. “Después de conocerme, hizo una declaración jurada admitiendo lo que había hecho. Entendió quién era yo”.

Rosenblum no respondió a las preguntas de los medios por correo electrónico ni por Facebook Messenger. Aparece activa en Facebook el 4 de julio, pero ha sido condenada a cuatro años por secuestro y el sitio web del Departamento de Correcciones de Alabama dice que comenzó a cumplir condena en noviembre de 2017. Lo que piensa, sin embargo, está bien documentado en Internet y en los documentos de los tribunales.

Conocer a Glennon en persona pareció calmar la ira de Rosenblum. Volvió una vez más a la sección de comentarios de BadBizReport para retractarse de lo que había dicho y disculparse.

“La señora Glennon es de hecho una persona amable y compasiva con quien comparto muchos valores comunes”, escribió Rosenblum. “Por favor, acepten mi más profundo arrepentimiento por el daño que he causado en su vida y en la de las personas que la quieren”.

Rosenblum quería eliminar los mensajes, pero no pudo. En los sitios de envíos como She’s A Homewrecker no hay un botón para eliminar, por no hablar de las copias de la publicación que aparecieron en otras webs.

“Estos sitios deberían permitir a la gente eliminar los mensajes que han publicado”, dijo Glennon. “Veo a mucha gente en los comentarios diciendo que lo lamentan y que quieren quitarlo, pero no pueden”.

El abogado de She’s a Homewrecker David Gingras se mofó de eso. “El hecho de que los autores no puedan quitar sus propias publicaciones tiene la intención de reducir la efectividad de amenazas como: ‘Bórralo o te demandaré hasta enviarte a la bancarrota’”, dijo Gingras por correo electrónico. “Aunque la política del sitio es no permitir que los autores eliminen sus propias publicaciones, el sitio considerará las solicitudes de eliminación de un autor caso por caso… realmente solo depende de las circunstancias. El sitio generalmente también eliminará el contenido que un tribunal haya considerado falso”.

Glennon ganó su demanda contra Rosenblum y Lupian cuando un tribunal federal en el norte de Alabama falló a su favor ante los reclamos de violación de derechos de autor, invasión de privacidad, infligir intencionalmente angustia emocional e interferencia con su negocio. El juez ordenó a los sitios web que publicaron la historia de Rosenblum eliminarlo. She’s A Homewrecker ya ha retirado la publicación, pero sigue estando en BadBizReport. El sitio web de BadBizReport declara que no responde a las órdenes judiciales y que “no hay manera de salir de BadBizReport una vez que estás incluido en la lista”, y agregó que “los abogados estadounidenses nos hacen reír”.

Afortunadamente, el juez también ordenó a los motores de búsqueda, “como Google”, que desindexen todas las versiones de la publicación “para garantizar que no aparezca como un resultado de búsqueda cuando se busca el nombre de la Sra. Glennon”. En Europa, el derecho eliminar la información irrelevante o falsa de los resultados de su búsqueda está consagrada en la ley como “el derecho al olvido”. En los Estados Unidos, debes pagar por ello.

“Deberías poder eliminar historias falsas sin gastarte $100.000”, dijo Glennon. “Para una persona que gana el salario mínimo, tratar de limpiar su reputación sería imposible”.

Existe la duda de si Google y otros cumplirán con la solicitud.

“Google generalmente cumple con las órdenes judiciales de eliminación en Estados Unidos. Sin embargo, en 2017 Google presuntamente elevó sus estándares para honrar las eliminaciones por orden judicial y relajó otras”, dijo Eric Goldman, profesor de derecho de la Universidad de Santa Clara. “Desafortunadamente, las eliminaciones por orden judicial pueden obtenerse por motivos ilegítimos en una variedad de formas. Por lo tanto, creo que Google debería evaluar cuidadosamente las órdenes judiciales de eliminación en lugar de honrarlas como acto reflejo”.

Por ejemplo, empresas de gestión de reputación han conseguido que los tribunales ordenen que se eliminen publicaciones y resultados de búsqueda al demandar a personas que no existen realmente para ganar juicios por defecto en su contra. Goldman agregó que piensa que la solicitud de eliminación de Glennon es legítima, dado que Rosenblum también quiere que se elimine la publicación.

“Sería lógico que Google cumpliera con esta orden judicial en particular, aunque es probable que requiera un poco de investigación por parte de Google antes de que puedan confirmar su legitimidad, una investigación que Google realmente prefiere no hacer”, dijo Goldman por correo electrónico. Un portavoz de Google dijo que la compañía revisa todas las órdenes judiciales que solicitan que los enlaces se eliminen de la búsqueda y prefiere que las partes resuelvan entre ellas en los tribunales si una página debe eliminarse de los resultados de búsqueda. El año pasado, Google eliminó 30.000 enlaces del buscador por casos de difamación en los Estados Unidos.

El juez aún no ha decidido qué daños se le otorgarán a Glennon. Ni Rosenblum ni Lupian parecen tener amplios activos, por lo que es probable que no recupere gran parte de lo que gastó en la demanda.

Glennon dice que la experiencia la ha vuelto más cautelosa en Internet. Ha bloqueado su cuenta de Facebook para que los desconocidos tengan menos acceso a su información y, lo que es más importante, no puedan ver su lista de amigos. Sorprendentemente, aún comenta en artículos de noticias.

“Pero nada demasiado provocativo”, me dijo.

Fuente : Gizmondo

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Claro presentará el futuro de la Transformación Digital

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: