Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Cine  >  Artículo

Trabajar en la industria del cine: cómo dar el salto de hacerlo gratis a cobrar por tus servicios

Por   /  10 Julio, 2018  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Todos sabemos lo complicado, caótico e inverosímil que puede ser trabajar en la industria del cine. También todos sabemos que empezar una carrera en este sector suele pasar por trabajar sin cobrar nada. Este período de incertidumbre puede durar poco o alargarse en el tiempo, todo depende de la habilidad para progresar de cada uno en el trabajo elegido (dirección, guión, arte, producción…). Algunos departamentos resultan más complicados que otros para avanzar, y muchas veces depende más de a quién se conoce que de las aptitudes de uno. La cuestión es que podemos terminar estancados en una situación de la que nos cueste mucho salir, por eso hoy queremos hablar de un tema conocido por todos pero poco hablado.

Hoy nos centraremos en el oficio de guionista, uno de los trabajos más inciertos y en el que, en muchos casos, se sufre mucho como profesional.

Cómo trabajar en la industria del cine y cobrar por ello

Desde el comienzo de Internet y la normalización de su uso, parece que el arte de escribir se ha liberalizado, así como proliferaban los blogs y revistas gratuitas online, se abría un mundo de posibilidades para todo aquel que tuviera un ordenador a mano y ganas de decir lo que se le pasaba por la mente. Esto ha complicado las cosas para cualquier persona que quiera dedicarse a escribir profesionalmente; la barrera entre el que escribe por hobby y el que escribe como forma de sustentar su vida se fue borrando poco a poco. El aumento del emprendimiento y la aparición de start ups en todos los sectores, incluido el de la escritura, provocó que se empezara a dar trabajo a escritores en ciernes, sin pagarles nada, pero prometiéndoles “exposición”, ya que había mucho más mercado donde escoger; la escritura se popularizaba y abría a todos, pero a la vez bajaba el listón a la “profesión” (se escribiese lo que se escribiese). Aunque la escritura periodística tiene poco que ver con la escritura de guiones, ya que sus procesos funcionan de forma distinta, es cierto que este clima, que lleva gestándose décadas, ha provocado una cultura en que se asume que para empezar a escribir (artículos, ensayos o guiones) y que lo tomen en serio a uno, hay que apechugar y escribir sin cobrar, hasta demostrar la valía. Es casi como un pez que se muerde la cola. ¿Cómo dejar de producir escritura sin cobrar nada?

Aquí algunos consejos que pueden acercarte al santo grial del mundo del cine: poder vivir de ello.

  1. Plantéate objetivos o metas concretas:

Es cierto que vivir de ser guionista, y más en Europa, donde encontramos una industria del cine y la televisión muy cambiante e irregular de país a país, es algo reservado a unos pocos. La mayoría combinan su trabajo de escritura de largos con otros trabajos (sea en publicidad, televisión o en otro sector totalmente desconectado del cine). Teniendo esta realidad en cuenta, cuando te dispongas a escribir un guión, piensa en qué es lo que quieres conseguir con la historia que te dispones a escribir. Quizás has tenido una idea para un cortometraje de producción sencilla pero con una historia potente, que sabes que será fácil de vender a un director o productora que quiera producir algo pequeño pero de calidad y que expondrá tu trabajo de escritura; o quizás has encontrado un cuento corto de un escritor por el que no has de pagar una opción de compra de los derechos de autor, o sí pero sabes que no es muy conocido y que puedes obtener la opción por un buen precio. En cualquier caso, sé estratégico en tu manera de plantear qué historia quieres escribir que te vaya a ayudar a acercarte a tu objetivo de dedicarte a ello profesionalmente y, a la larga, reportar una mayor exposición como guionista. Por ejemplo, quizás no es tan buena idea empezar con una historia épica sobre exploradores en el amazonas durante la época de la colonización española. Intenta ir a por algo más realizable y cercano, algo que conozcas y puedas desarrollar mejor.

  1. Ponte plazos para cada fase del proceso de escritura:

Planificarte bien el tiempo que quieres dedicar a escribir un guión te ayudará a ir cumpliendo fases, a forzarte a seguir escribiendo y a no abandonarlo en un cajón en un momento de flaqueza. Apuntarse a eventos de pitching como Pitchbox, concursos de guión o laboratorios de guión es fundamental ya que también te ayuda a seguir trabajando por desarrollar tu historia y llevarla a un punto mejor del que se encuentra en el presente. Recuerda que el trabajo de los genios es 99% transpiración y un 1% talento. No dejes que un pequeño bajón o blanco en tu camino hacia el éxito sea lo que te frene.

Fotograma de la película Adaptation

  1. Investiga a las productoras que quieras abordar con tu trabajo

Busca productoras que puedan ser afines al tipo de historias que escribes; investiga quiénes son las personas detrás de ellas, qué películas han hecho, etc. No les envíes tu guión en un email, por que probablemente se quede acumulado en la bandeja de entrada del mail genérico de la empresa, ni te presentes en su oficina para entregar un manuscrito, lo más probable es que lo metan en la trituradora de papel (no es coña, lo he visto trabajando en productoras). Lo más sensato es intentar asistir a eventos de industria donde las productoras que te interesan vayan a estar: en pitchings, en cocktails de networking o en charlas donde luego puedas abordar a la persona en cuestión (siempre de forma educada y suave, no hay que asaltarlos en plan vendedor ambulante de seguros, puedes encontrar más sobre eso aquí). Es por eso que en Filmarket Hubestamos siempre organizando nuestros eventos de Pitchbox, para daros la oportunidad de entrar en contacto con los principales actores de la industria del cine español, europeo y mundial en un ambiente distendido y abierto.

  1. ¡Ten paciencia!

El arte de escribir y poder dedicarse a ello profesionalmente es una carrera de fondo, además de ser un objetivo que acaban por realizar muy pocos; más aún el nicho del cine. Lo que quiero decir es que se trata de un trabajo que muchas veces hay que combinar con otros proyectos para poder ser viable. Por lo que si tienes claro que lo tuyo es escribir, ármate de paciencia, humildad y constancia para trabajar duro en lo que más quieres.

Si todo esto no te ha convencido, te invito a que veas este video de Guillermo del Toro hablando sobre sus 10 consejos para cineastas. El ganador del Oscar a Mejor Película de este año por La forma del agua (e invitado especial de Sitges Pitchbox 2017) a sus 53 años, habla de cómo ha tenido que pasar por muchos fracasos para llegar hasta aquí. Así que la próxima vez que veas a un guionista o director recoger un prestigioso premio de cine, recuerda los muchos “noes” que tuvo que tragarse antes de llegar a realizar una única idea.

    Imprimir       Email
  • Publicado: 6 días 10 Julio, 2018
  • Por:
  • Ultima Modificación: Julio 10, 2018 @ 5:47 pm
  • Categorias: Cine
  • Etiquetado con:

Puede que te guste también...

70 películas RD en cartelera 7º Festival cine en Nueva York

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: