La Cámara de Diputados aprobó en dos lecturas consecutivas un proyecto de ley que divide a Santiago en dos territorios.

El presidente de la entidad, José Octavio Reynoso, dijo que la creación de una nueva demarcación territorial en Santiago conllevaría un nuevo gasto y la generación de nuevos funcionarios.

Según Reynoso, Santiago aporta un 17 por ciento del Producto Interno Bruto, de lo cual perciben un 2%, por lo que estima que en vez de buscar la división territorial se debe luchar por una mayor inversión en la ciudad.

Indicó que los distintos sectores de Santiago se oponen al proyecto.

Señala el Listín Diario que de su lado, el Movimiento Santiago Somos Todos que dirige el jurista Mario Fernández, estimó que más que promover la división territorial, lo que se impone es que todos luchen juntos para lograr solución a los problemas de las comunidades.

En tal sentido, refirió que está totalmente en desacuerdo con ese proyecto.

Con anterioridad, la Asociación para el Desarrollo (APEDI) y el Consejo para el Desarrollo Estratégico (CDES), rechazaron la pieza legislativa aprobada por la Cámara de Diputados que fracciona a esta ciudad, mediante la creación del Distrito Municipal de Santiago Oeste, con sede en el barrio de Cienfuegos.

El director ejecutivo de la Asociación Para el Desarrollo Incorporado (APEDI), Saúl Abreu, dijo que como entidad y como Compromiso Santiago, han manifestado reiteradamente su oposición al fraccionamiento del municipio y la ciudad.

En su opinión, eso conllevaría más cargas fiscales sin aportar beneficios a la ciudadanía.

De su lado, el presidente del Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), Juan Carlos Ortiz, dijo que ese organismo ha manifestado su preocupación y firme aversión a que se apruebe el fraccionamiento del municipio mediante la creación de “Santiago Oeste” para el sector de Cienfuegos.