Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

Bolsonaro se rinde a la fórmula liberal para arreglar la economía de Brasil

Por   /  29 Diciembre, 2018  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, que asume el poder el 1 de enero, se ha rendido a la fórmula liberal para “rescatar” la economía del país sudamericano, un gigante que sigue avanzando a marchas lentas después de superar la mayor recesión de su historia.

Tras admitir públicamente que no entiende sobre el asunto, el ultraderechista le ha ofrecido el timón de la mayor economía de Latinoamérica a Paulo Guedes, un “Chicago Boy” de línea dura y mentor del programa que el Gobierno pretende implantar para enderezar las maltrechas cuentas públicas.

El plan del futuro ministro de Hacienda para reflotar la economía se sostiene sobre algunos de los pilares centrales del liberalismo, como el aumento de las privatizaciones, las reformas fiscales y el recorte de gastos, y contrasta con la visión “estatizante” de Bolsonaro en el pasado.

Convertido en liberal, el capitán de la reserva del Ejército se ha comprometido a llevar adelante los preceptos de su gurú económico para recuperar Brasil después de dos años de dura recesión en los que la economía se desplomó un acumulado de casi 7 puntos porcentuales y otros dos años de débil crecimiento.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil avanzó un tímido 1% en 2017 y lo hará otro 1.30% en 2018, menos de la mitad de lo que los analistas del mercado financiero preveían a comienzos de año.

Los brasileños, sin embargo, están optimistas y un 65% de los entrevistados este mes por el instituto Datafolha cree que la situación económica mejorará en los próximos meses, frente al 23 % que opinaba en ese sentido en el sondeo realizado en agosto pasado.

El futuro Gobierno quiere cumplir con las expectativas de los ciudadanos, pero la tarea del equipo económico será hercúlea.

Entre los principales desafíos está la reducción el abultado agujero fiscal en las cuentas públicas de Brasil, que en 2018 cerrarán en rojo por quinto año consecutivo, y el control de la deuda bruta del país, equivalente al 77.3% del PIB, cuando en 2014 rondaba apenas el 50%.

Con el objetivo de recomponer la situación de las arcas públicas, el futuro Gobierno ha anunciado la intención de avanzar en un vasto plan de privatizaciones, que podría alcanzar una parte de la petrolera estatal Petrobas, pero no el grueso de la principal joya de la corona.

Bolsonaro, siguiendo los consejos de Guedes, ha prometido mayor apertura económica y una reducción de la burocracia y la carga fiscal, todo ello siguiendo una de las principales recetas del liberalismo ortodoxo: el Estado, cuando menor, mejor.

A la hora de aplicar la tijera, Bolsonaro llega con una parte del terreno asfaltado gracias al actual presidente, Michel Temer, quien en 2016 inició un severo plan de austeridad que incluyó como principales banderas una polémica reforma laboral y la aprobación de un techo para los gastos públicos.

Temer, sin embargo, dejó en el tintero la reforma del sistema de pensiones y jubilaciones, un proyecto que los analistas del mercado financiero consideran fundamental para arreglar las cuentas y cuya aprobación dependerá del apoyo del Congreso.

Para ello, Bolsonaro, quien se presenta como el abanderado de la nueva política a pesar de sus casi 30 años como diputado, deberá mostrar juego de cintura y seguir la pauta del Legislativo, que durante décadas ha condicionado la aprobación de medidas a las concesiones otorgadas por el Gobierno.

Además del corte de gastos y la apertura comercial, la hoja de ruta del equipo económico de Bolsonaro contempla una reorganización de las relaciones comerciales, las cuales podrían implicar una “revisión” del Mercosur y un posible cambio en las preferencias entre China y EE.UU.

 

hina es el mayor socio comercial de Brasil desde 2009, pero el deseo de Bolsonaro de acercarse al Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, ha abierto una serie de interrogantes sobre la fortaleza de los lazos económicos entre ambos países.

A ello se suma la intención del ultraderechista de trasladar la embajada de Brasil en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que, en caso de concretarse, podría poner en juego millones de dólares en exportaciones debido al malestar causado entre los países árabes, uno de los principales compradores de carne de Brasil.

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

DNCD detiene a 29 personas en la Región Norte con más de 2 mil porciones de drogas

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: