La medida regirá a partir de este lunes 30 de septiembre y ha sido tomada por la DGII de común acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR) y la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT), instituciones responsables de la administración de las multas, informó la DGII en un comunicado de prensa.

“La decisión es adoptada temporalmente hasta agotar un proceso de socialización hasta el próximo año 2020, a fin de facilitarles a los ciudadanos que puedan renovar el marbete y disponer de un plazo mayor para regularizar su estatus en caso de tener multas por infracciones de tránsito”, explica esa nota.

Agrega que las entidades “reconocieron que condicionar la renovación del marbete al saldo de multas acumuladas provenientes de infracciones de tránsito es una medida legal atinada y necesaria, pero que su aplicación requiere de un proceso más amplio de difusión previa en beneficio de los ciudadanos para que sea fluido, en lo cual trabaja con mucha atención la Procuraduría General de la República”.

Señala Acento que la información destaca que la Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial de la República Dominicana No. 63-17, de fecha 21 de febrero de 2017, establece en su artículo 281, párrafo II, que ningún conductor que haya sido sancionado con el pago de una multa podrá renovar la licencia de conducir.

También veta que el moroso pueda efectuar trámites para renovar la placa del vehículo, obtener la inspección técnica vehicular o revista, los seguros de vehículos, la obtención de certificado de buena conducta o el traspaso de la propiedad de un vehículo, hasta tanto realice el pago de la multa.

Esta vez se otorgará este plazo de gracia respecto al marbete para la emisión del año 2019, según lo decidido.