Familiares de la fallecida modelo y comunicadora de la comunidad Santana municipio de Baní, Ginell Jiménez, manifestaron que demandarán al hospital docente Semma, al entender que no utilizaron los debidos procedimientos de emergencia.

Según los padres de la joven de 24 años de edad, permaneció alrededor de 14 horas con fuertes dolores de apendicitis sin que los médicos de turno le suministraran algún tranquilizante pese a sus quejas.

“Se tiró hasta al piso gritando que no aguantaba el dolor”, se queja su madre, asegurando que sus súplicas habían sido ignoradas.

Los familiares rechazaron que el deceso de la modelo fuera producto de una complicación respecto a una cirugía que se le había hecho, tampoco señalan que habría sido de un infarto producto de un cáncer de ovario, pues ya lo había superado.