Cargando...
Tu estas aquí:  Portada  >  Actualidad  >  Artículo

La Cultura como comedia

Por   /  11 Septiembre, 2019  /  No hay Comentarios

    Imprimir       Email

Máximo Vega

“La vida es una cosa fenomenal/lo mismo pal de adelante que pal de atrás./Pero la vida también es una calle cheverona,/arrecuérdate que desayunas café con pan./Ay sí, la vida es una nena bien guasona/que se mima en un fabuloso Cadmillac”, dice Luis Rafael Sánchez que dice “La guaracha del macho Camacho”: una cosa fenomenal lo mismo para el de adelante que para el de atrás, pero es obvio que es más fenomenal para el de adelante.

El de atrás que espere al final de la fila, ya le tocará su turno. Y si no le toca, que se quede atrás esperando, los oportunidades no pueden llegarle a todo el mundo.

Hay una pequeña imperfección en el título improvisado de este texto, puesto que debería titularse, realmente: “La administración de Cultura de este gobierno como comedia”. Periódico Diario Libre, 4 de septiembre 2019:

El cómico y productor de televisión César Augusto Victoria Suazo, mejor conocido como Cuquín, ha sido nombrado Ministro Consultor en el área cultural en Washington, Estados Unidos.

Un nombramiento rimbombante que ya quisieran para sí algunos intelectuales, músicos, escritores, artistas plásticos, dramaturgos, folkloristas, poetas, académicos, gestores culturales, directores de ONGs. culturales e investigadores  e historiadores del arte dominicano.

Pero le ha tocado a Cuquín, que ha llenado nuestra juventud de risas y ocurrencias, y que pensábamos que había ganado el suficiente dinero para no tener que degradarse de esta manera.

cuquin

Pero en este país no existe la degradación. ¿Qué significa “degradarse”? DegradarRebajar la dignidad de una persona o la categoría moral de una cosa. ¿Aceptar o solicitar un puesto en el que se sabe que no se tendrá ninguna función es degradarse?

Nosotros, con nuestro propio humor callejero, a eso le decimos botella, y al edificio gubernamental donde se encuentran las oficinas públicas le llamamos El Huacal, en Santiago El Huacalitola vida es una cosa fenomenal.

Todo lo que queda es reírse de los cómicos y de algunos políticos en el poder, que al parecer nunca van a cambiar, y que ya han perdido la vergüenza. ¿Qué significa perder la “vergüenza”? VergüenzaSentimiento de pérdida de dignidad causado por una falta cometida o por una humillación o insulto recibidos.

Cobrar sin trabajar, el sueño de todo cómico que se respete. Hemos sabido a través de los medios de comunicación, y a través de los propios ganadores del Concurso Nacional de Literatura que convoca cada año el Ministerio de Cultura, que se está negociando con esos escritores para entregarles menos dinero que el que les correspondía de acuerdo a las bases del premio. Me parece que con el sueldo de Cuquín se hubiese podido saldar ese déficit.

No obstante, yo tengo una teoría diferente a aquella de la degradación y la vergüenza: se ha llegado a la comedia cultural como una forma de venganza. El sector artístico-cultural es el que le ha sido más adverso a esta gestión gubernamental, por lo que ha sido al mismo tiempo la más golpeada, la menos atendida y subvencionada.

Al principio, se colocaron cantantes, compositores de música ligera y patrocinadores del béisbol y de la música típica en los puestos culturales, por lo que la debacle se veía venir; pero cuando aconteció el terremoto, se cortó definitivamente con el sector.

Ya no tiene ninguna importancia política, por lo que es factible hacer con él cualquier cosa en este Macondo de las Maravillas. En esta zanja de los milagros. La República Dominicana lo tiene todo.

Pero mi preocupación no tiene que ver con el gobierno o con el Ministerio de Cultura, del que nadie espera nada en el área artística. Mi preocupación involucra a la nostalgia, tiene que ver directamente con Cuquín. ¿Por qué degradarse de esa forma?

Recuerdo las comedias de El Show del Mediodía, cuando Freddy Beras Goico anunciaba la sección humorística La Política es un Arte, y un Cuquín populachero y desarrapado cruzaba distraído por la esquina imaginaria para burlarse de nuestra sociedad caótica (como la propia sociedad de Luis Rafael Sánchez y La guaracha… aquélla en medio de un tapón puertorriqueño) y de los políticos insólitos: se burlaba de los decretos absurdos, de las ocurrencias de los políticos corruptos y de la propia sociedad dominicana.

Pero el tiempo ha pasado, y han desaparecido en medio del tapón los valores primordiales: una botella más o menos ya no le importa a nadie. Y si además es una botella famosa… Bueno, que hasta algunos votos perdidos podría conseguir para la causa.

Total: La trompeta a romper su guasimilla,/las maracas que no cejen pa trás,/y los cueros que suenen a la milla,/que la cosa no puede reposar,/que la negra quiere sudar,/que la negra se va a alborotar. 

A Cuquín que se faje a bailar con mi dinero, que el gobierno derrocha como si fuese suyo.

culturadominicana.com

    Imprimir       Email

Puede que te guste también...

Coturno Teatro presentará «En Carne Propia»

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: